Temas Especiales

25 de Feb de 2021

América

En Colombia, sólo queda la esperanza

BOGOTÁ. El sargento colombiano Pablo Emilio Moncayo, liberado el martes tras más de doce años de secuestro por la guerrilla FARC, pasa e...

BOGOTÁ. El sargento colombiano Pablo Emilio Moncayo, liberado el martes tras más de doce años de secuestro por la guerrilla FARC, pasa el día en la intimidad con su familia, después de que los médicos lo encontraron bien “mental y físicamente”.

En la comodidad de un hotel de Bogotá, Moncayo compartía con su mamá poemas que le escribió a su hermana de 5 años, a quién no conoció sino en fotos hasta el martes. A la vez, según Moncayo padre, el soldado se mostró “muy emocionado con los avances tecnológicos (de los últimos doce años), con la cámara fotográfica digital y táctil”.

Pero mientras unos disfrutaban de la aparición de un hijo, las familias de las personas que permanecen secuestradas por la guerrilla de las FARC en las selvas de Colombia se aferraban a lo único que les queda, la esperanza, después del anuncio del grupo rebelde de que no realizará más liberaciones unilaterales.

Ahora, la suerte de los 22 miembros de las Fuerzas Armadas que permanecen en poder del grupo guerrillero dependerá de que se logre un acuerdo para intercambiar a los rehenes por cientos de rebeldes encarcelados.

Pero esa posibilidad no ha avanzado en los casi ocho años de Gobierno de Álvaro Uribe, quien recientemente dijo estar dispuesto al intercambio, pero a condición de que los excarcelados no retornen a la guerrilla.