11 de Ago de 2022

América

Proponen limitar mandato

CUBA. El presidente Raúl Castro propuso limitar a un máximo de 10 años los cargos de poder en Cuba, gobernada medio siglo por su hermano...

CUBA. El presidente Raúl Castro propuso limitar a un máximo de 10 años los cargos de poder en Cuba, gobernada medio siglo por su hermano Fidel, al abrir un congreso comunista que aprobará unas 300 reformas económicas y elegirá a la dirigencia política.

‘Resulta recomendable limitar a un máximo a dos periodos consecutivos de cinco años el desempeño de cargos políticos y estatales fundamentales, ello es posible y necesario en las actuales circunstancias’, afirmó Raúl Castro, en un enérgico discurso ante 1.000 delegados al VI Congreso del Partido Comunista (PCC).

Precisó que la medida se aplicará a él mismo. Raúl, a quien Fidel cedió en el mando cuando enfermó en 2006, hizo una fuerte autocrítica de la dirigencia en el Gobierno y el PCC, llamando a rejuvenecerla y a dejar atrás el ‘formalismo’, la ‘fanfarrea’, ‘el inmovilismo’ y los ‘dogmas’.

‘Hoy afrontamos las consecuencias de no contar con una reserva de sustitutos debidamente preparados, con suficiente experiencia, madurez, para asumir las nuevas y complejas tareas de dirección en el partido, el Estado y el gobierno’, subrayó el mandatario, que en junio cumplirá 80 años.

Dejando entrever el relevo de su hermano en la máxima jefatura del PCC, Raúl Castro destacó que el ‘aporte moral y liderazgo indiscutible’ del ‘Comandante en Jefe’ no dependen ‘de cargo alguno’. El Congreso, sesionará a puerta cerrada hasta mañana, martes, y fue convocado por Raúl para aprobar un plan económico que deje atrás el agotado modelo soviético ultracentralizado.

El programa, inicialmente de 291 medidas que aumentaron a 311 tras un debate en que participaron 8,9 de 11,2 millones de cubanos, prevé ampliar el sector privado, el recorte de más de un millón de empleos, eliminar subsidios y poner impuestos, descentralizar la agricultura, dar autonomía a las empresas, y atraer capital extranjero. Según el presidente, fueron rechazadas las propuestas que están ’en abierta contradicción con la esencia del socialismo’ como las que ‘abogaron por permitir la concentración de la propiedad’. ‘En el socialismo jamás habrá espacio para las terapias de choque’, afirmó, y dijo que ‘el incremento del sector no estatal’ no será una privatización sino ‘un facilitador’ del sistema cubano.