Panamá,25º

15 de Nov de 2019

América

Kuczynski sostiene que Odebrecht ‘se tiene que ir' del Perú

El presidente peruano exigió a la empresa brasileña, que antes de su salida del país, debe llegar a un acuerdo con la Fiscalía

En Lima , un grupo de manifestantes vestido de preso denuncian la corrupción.

El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, afirmó ayer que la empresa brasileña Odebrecht ‘se tiene que ir' de su país, luego de revelarse que entregó sobornos a funcionarios peruanos entre 2004 y 2015.

‘Tienen que irse, se acabó', declaró Kuczynski en la emisora RPP Noticias tras señalar que a pesar de estar a cargo de grandes obras, Odebrecht, ‘lamentablemente tiene esta tara (defecto) de la corrupción.'

El gobernante consideró que antes de vender su participación en los diferentes proyectos que ejecutan en el país, Odebrecht tiene ‘que llegar a un acuerdo con la Fiscalía', que investiga las denuncias de corrupción.

Aseguró, además, que la empresa brasileña tiene muchos de sus grandes proyectos en Perú y, sin embargo, hasta el momento solo se le ha impuesto ‘una multita' de unos diez millones de dólares, registra la agencia EFE .

‘(LUYO) TIENE TEMOR DE SER ENVENENADO EN PRISIÓN PARA SILENCIARLO'

JOSÉ LUIZ SALAZAR

ABOGADO DE EDWIN LUYO EN EL ‘CASO ODEBRECHT'

‘Qué vergüenza', enfatizó al comparar esa suma con los cientos de millones de dólares que la empresa ha aceptado pagar en EE.UU., a pesar de que ahí solo manejaba pocas obras.

‘Aquí nosotros somos las víctimas de esto', remarcó antes de señalar que, para intentar una compensación, ordenó que se ejecute el cobro de 262 millones de dólares establecido en el contrato firmado con el consorcio encargado de construir el Gasoducto Sur Peruano, que encabezó la brasileña Odebrecht, por incumplir con esa obra.

El consorcio a cargo del proyecto está formado por la brasileña Odebrecht, implicada en un gigantesco escándalo de corrupción internacional, la española Enagás y la peruana Graña y Montero.

TESTIGOS EN PELIGRO

Edwin Luyo, exfuncionario peruano detenido y acusado de recibir coimas de Odebrecht, declaró ayer su temor de ser envenenado en prisión para silenciarlo, según alertó su abogado José Luiz Salazar.

De acuerdo a Xinhua , el jurista explicó que Luyo cumple 18 meses de prisión preventiva mientras avanzan las investigaciones, y no ha probado ningún alimento en tres días porque tiene temor de ser envenenado con la finalidad de que no hable sobre sus conexiones.

El acusado, quien formó parte del comité que otorgó la concesión de la Línea 1 del Metro de Lima, fue designado en este cargo durante el segundo gobierno del ex presidente Alan García (2006-2011). Poco después de su detención, Luyo expresó su deseo de colaborar con la justicia peruana para revelar el entramado de corrupción en el ‘caso Odebrecht'.

Las autoridades peruanas ya recibieron información sobre estas denuncias, que presuntamente involucran también a las administraciones de Alejandro Toledo y Ollanta Humala.