La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

América

Rodríguez: Constituyente es por la paz y evitará una guerra civil

Una contienda civil en Venezuela ya no es un escenario distante, es una realidad posible. La oposición pide elecciones adelantas, el chavismo una constituyente.

Nosliw Rodriguez con 28 años, es diputada por el Partido Socialista Unida de Venezuela (PSUV) en la Asamblea Nacional.

La confrontación abierta e irreconciliable entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la dirigencia opositora en Venezuela reaviva los temores del estallido de una conflagración civil en un país donde el enrarecido ambiente político pareciera presagiar ese funesto futuro.

Para la diputada venezolana Nosliw Rodríguez, este escenario es real y considera que la "oposición más radical" es la que mantiene sobre la mesa la posibilidad de una salida de Maduro por la vía de las armas.

"Lamentablemente para Venezuela, la oposición está dispuesta a romper el país para tomar el poder", dijo a La Estrella de Panamá la parlamentaria del oficialista Partido Socialista Unidos de Venezuela y miembro de una delegación que visitó Panamá en el marco de la XXXIII reunión del Parlamento Latinoamericano.

‘Cualquier fallecido, ya sea chavista o de la oposición, es un muerto que duele, porque es un venezolano‘,

NOSWLI RODRÍGUEZ

DIPUTADA DE LA ASAMBLEA NACIONAL

Rodríguez señala que aunque no toda la oposición "apuesta por la violencia", esta se encuentra "hegemonizada" por un "sector minoritario y radical" que ha "pateado la mesa" del diálogo e impide el entendimiento político. A pesar de eso, asegura que desde el Gobierno "tienen toda la disposición" de hablar con la "oposición pacífica".

"No es algo dicho únicamente desde el chavismo, hay documentos del Departamento de Estados Unidos filtrados por WikiLeaks que hablan sobre la profunda lucha por el poder a lo interno del liderazgo opositor, incluso el propio papa Francisco lo remarcó; es una de las razones que impiden el diálogo", apunta la diputada del estado Cojedes, que con 28 años es parte de la Asamblea Nacional de Venezuela, en control de la oposición desde 2015.

COLISIÓN DE PODERES

En un país donde a diario hay manifestaciones de partidarios y detractores del Gobierno, las tensiones se elevaron como multitudinarias protestas contra el Ejecutivo, luego de que el pasado mes de abril, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitiera dos polémicas sentencias que le permitían al TSJ asumir algunas facultades del poder legislativo y limitaron la inmunidad parlamentaria, algo rechazado frontalmente por los opositores y que obligó al TSJ a dar marcha atrás.

Siendo miembro del parlamento, Rodríguez se manifestó a favor de las decisiones del Supremo, y explica que los opositores, al ganar los comicios legislativos del 2015, se colocaron como prioridad "inviabilizar la gestión del gobierno para derrocarlo", en vez de "trabajar por quienes les votaron".

Defiende también el argumento del "desacato parlamentario", al indicar que los opositores pudieran -aún pueden- desincorporar a los diputados del estado Amazonas, investigados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) de "compra de votos" y así terminar con la condición de desacato, pero no lo hacen porque desde el inicio se declararon en "rebeldía" y decidieron desconocer al poder judicial y al presidente Maduro.

"Apenas tomaron control de la Asamblea, su presidente, Henry Ramos Allup, exigió, en contra de sus facultades legales, la salida del presidente (Maduro) en un término de seis meses; mientras desde el chavismo reconocimos de manera inmediata su victoria en las elecciones, nunca reconocieron al presidente Maduro, que fue elegido democráticamente igual que ellos", señala Rodríguez.

La diputada hace un repaso histórico desde la llegada del chavismo al poder y señala que su desconcierto a la democracia es un condicionante permanente.

"Ellos combatieron la constitución bolivariana (1999), impusieron un paro petrolero y empresarial con serias consecuencia económicas (2002), boicotearon las elecciones legislativas de 2005, desconocieron las elecciones presidenciales de 2013 e incendiaron el país en 2014 como lo hacen hoy", afirma la parlamentaria.

‘DICTADURA'

Rodríguez rechaza que en Venezuela exista una dictadura y ratifica que el chavismo "quiere ir a elecciones", algo puesto en duda por la oposición y criticado fuera del país sudamericano, particularmente el posponer los comicios regionales que debían realizarse en diciembre de 2016.

"Creo que hay un doble estándar sobre ese tema, las elecciones fueron pospuestas por que existía un proceso de validación de partidos por parte del CNE, donde incluso partidos opositores están participando, (ellos) se validan con el poder electoral que consideran parte de la ‘dictadura', una hipocresía", y agrega que "el CNE que cuestionan hoy es el mismo con el que ganaron las elecciones legislativas, entonces ¿el árbitro electoral es bueno cuando ganas y malo cuando no te conviene?", dijo Rodríguez.

En esta misma vía, la diputada cuestiona la posición adversa de los opositores al proceso constituyente impulsado por el Ejecutivo. "Es solo cuestión de buscar los tuits y declaraciones de líderes de la oposición como Leopoldo López, Capriles Randonsky o Corina Machado , que exigían una constituyente hace pocos años y ahora la rechazan... Es más, fueron ellos mismos durante el golpe de Estado de 2002 contra Chávez que derogaron la Constitución de 1999 de un plumazo, allí están los registros fílmicos", sentencia Rodríguez.

Y subraya que la constituyente es el mecanismo "más democrático", que el resultado final será probado en referéndum, "es el camino para alcanzar la paz y evitar una posible confrontación armada".

La convocatoria para modificar la Carta Magna del país fue anunciada el 1 de mayo pasado por Maduro, generando inmediatas reacciones, incluyendo a la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, opuesta públicamente a dicho proceso, presentando varios recursos ante el TSJ e incluso contra los magistrados del mismo. Hace unos meses llegó a declarar que se había "roto el hilo constitucional", en relación a la decisión de la Corte de asumir las funciones del legislativo.

Rodríguez matiza esta situación al indicar que "esa es su postura y está en pleno derecho de tener esa posición como miembro de un poder público del Estado (...) eso es un ejemplo de que Nicolás Maduro no controla todos los poderes, como han querido hacer ver fuera del país".

CRISIS ECONÓMICA

La parlamentaria admite que la situación económica del país es difícil y que hay cosas que deben mejorarse, pero rechaza que haya una crisis humanitaria. "Nosotros no vamos a negar que tenemos problemas como cualquier país, la estructura económica venezolana está basada en el modelo ‘rentista petrolero', que durante estos años hemos intentado superar (...) la caída de los precios del petróleo fue un golpe muy duro para todos los países que depende de ese recurso".

Según explica, a esta situación se suman condicionantes impuestos que han deteriorado gravemente y de "manera deliberada" la economía, en referencia a lo que el gobierno denomina la "guerra económica".

"En Venezuela, los empresarios dentro y fuera del país manipulan las divisas, disparando la inflación y haciendo perder poder adquisitivo al pueblo, también manejan las importaciones de los bienes de primera necesidad y desabastecen el mercado (...) se ignora que bancos internacionales como el Citybank ha bloqueado las cuentas del país", indica Rodríguez.

Frente a esto, Rodríguez sostiene que el chavismo ha implementado los CLAP (Comité Local De Abastecimiento y Producción), una especie de organización local y de barrio, que "abastece casa por casa a las personas" para evitar el "bachaqueo", como popularmente se le llama al contrabando de productos en el mercado negro.

"Esa asfixia económica es innegable y tiene motivación política, es una forma de generar descontento en la población para luego enfocarlo en contra del Gobierno", dijo.

PROTESTAS Y VIOLENCIA

Sobre las jornadas de protestas en el país, que suman hoy 67 días, la diputada considera que el problema no está en que las personas se manifiesten o que disientan de las posturas del Ejecutivo, sino la "instrumentación la violencia" por parte de la dirigencia de la oposición para "tumbar el Gobierno".

Hasta el momento, las protestas callejeras han arrojado un saldo de 71 fallecidos, cerca de 900 heridos y más de mil detenidos; Rodríguez apunta a que las protestas no son pacíficas y que los líderes de la MUD, son "conscientes de eso" pero igual las "patrocinan".

"Los videos y fotografía contradicen ese supuesto discurso pacífico, cuando se trancan las vías buscando colapsar una ciudad, encapuchados vandalizan el mobiliario público, flotas enteras de buses y camiones con alimentos son destruidos, se incendian sedes del poder judicial y hospitales maternales con niños dentro, ¿es eso una manifestación pacífica? En ningún lugar lo es" sentencia la parlamentaria.

Rodríguez sostiene que "todo muerto es doloroso sin importar su afiliación política", y que las fuerzas de seguridad se han limitado a "contener las protestas" y los funcionarios que se han sobrepasado en sus funciones de ‘contención' han sido puestos a órdenes del Ministerio Público. "Qué dictadura más extraña que destituye y procesa a los supuestos ‘represores'”, afirma la diputada.

"Se falsea la realidad desde algunos medios internacionales y nacionales, no se dice que la mayoría de los fallecidos no estaban participando en las protestas, eran gente inocente (...) se han asesinado policías con tiros en la cabeza e incluso apuñalados y quemados vivos inocentes, como el caso de Óscar Figueroa, linchado por ‘parecer chavista' (...) ignoran que policías, la justicia ha detenido a aquellos involucrados en crímenes contra algunos opositores, y se oculta que entre los muertos hay también chavistas", precisa.

GEOPOLÍTICA PETROLERA

"Lo que ocurre hoy en Venezuela no se puede aislar de la situación geopolítica de la región y el mundo", asegura Rodríguez para explicar el papel que juega los EE.UU. en crisis del país y considera que Washington es un actor interno dentro de Venezuela.

"Antes de la llegada de Chávez, la oligarquía venezolana regalaba nuestro petróleo, a solo seis dolares el barril, al poner ese recurso al servicio de los venezolanos, se decidió venderlo a precio de mercado y eso fue inaceptable para ellos", afirma la diputada, que señala que los norteamericanos "no perdonan ni aceptan la desobediencia de los pueblos".

Para Rodríguez, es una cuestión de "supervivencia estratégica" para la Casa Blanca retomar el control sobre el petróleo venezolano, las reservas probadas más grandes del mundo; "sus reservas extraídas se agotan y sigue siendo muy costoso traer el petróleo del Golfo Pérsico, Venezuela es ideal para ellos al estar a solo horas de su territorio", opina.

La Organización de Estados Americanos juega un ‘papel clave' en esa ‘estrategia' de los EE.UU., explica Rodríguez. "Sobre nuestro país se quiere aplicar el mismo guión que utilizaron para invadir Irak, dividir Ucrania, destruir Siria y desmembrar Libia'; es una ‘copia' de la guerra de baja intensidad que usaron contra Salvador Allende en Chile", insiste la diputada para quien "el futuro de Venezuela lo deciden los venezolanos".