La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

América

Obando, obispo y mediador de la vida política de Nicaragua

El fallecimiento del sacerdote ocurre mientras se mantienen las violentas protestas que han dejado más de cien muertos y que duran más de 50 días. Las últimas manifestaciones acontecieron en la ciudad de Masaya

Las ONG independientes hablan de miles de heridos producto de las protestas.

El cardenal emérito Miguel Obando y Bravo murió a los 92 años. Controvertido líder de la Iglesia católica nicaragüense cuyo fallecimiento llega mientras continúan las violentas manifestaciones contra el gobierno de Daniel Ortega.

El papel de mediador de Obando y Bravo se remonta a la lucha militar de los sandinistas que derrocaron la dictadura de Anastasio Somoza el 19 de julio de 1979.

VIOLENCIA

Las protestas en Masaya han dejado cinco muertos más

La policía informó el fin de semana de la muerte de un ciudadano estadounidense.

De acuerdo con la institución, los responsables de la muerte de este ciudadano serían ‘delincuentes' de la Universidad Politécnica de Nicaragua.

La llegada de los sandinistas al poder convirtió al cardenal en un crítico del régimen al que, en un principio apoyó abiertamente, y al que posteriormente calificó de intentar neutralizar la actividad religiosa en Nicaragua, informa la agencia Efe .

Presidente de la Comisión Nacional de Reconciliación, entidad organizada en cumplimiento de los Acuerdos Esquipulas II, fue nuevamente designado mediador en 1987 para negociar el proceso de paz en Nicaragua entre el Gobierno sandinista y la ‘contra'.

Participó como testigo en las conversaciones que culminaron el 19 de abril de 1990 con la firma en Managua del documento del alto el fuego entre el Gobierno y ‘la contra', en el que se estipuló el abandono definitivo de las armas por parte de los rebeldes tras casi una década de guerra civil.

En reacción a la noticia, el presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, el cardenal Leopoldo Brenes, lamentó el deceso del cardenal emérito.

‘Fue un hombre abnegado al servicio de este pueblo santo desde el mismo momento en que fue nombrado obispo auxiliar para Matagalpa', declaró Brenes.

Por otro lado, las manifestaciones en contra del gobierno del presidente Daniel Ortega continuaron en la ciudad de Masaya el fin de semana y dejaron cinco muertos, así como otros 20 heridos.

Nicaragua vive desde hace ya casi 50 días una crisis sociopolítica, la más sangrienta desde los años 80, que ha dejado al menos 108 muertos y cerca de un millar de heridos, según cifras del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

De acuerdo con el secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, Álvaro Leiva Sánchez, los cinco nuevos fallecidos son Junior Gaitán, de 15 años; Donald López, de 27; Rigoberto Carballo, de 28; Eduardo López, de 37; y una quinta persona que no ha sido identificada, según reporta la cadena BBC .

Además, la Policía de Nicaragua informó de la muerte del estadounidense Sixto Henry Vera, de 48 años.

La institución atribuyó ese homicidio a ‘grupos delincuenciales que, encapuchados, con armas de fuego, morteros y bombas molotov, operan en el sector' de la Universidad Politécnica de Nicaragua.