Panamá,25º

21 de Jan de 2020

América

Entre protestas de oposición, Ortega realiza una marcha

A pesar de la presión interna y externa, el Gobierno de Nicaragua dio inicio a una marcha contra los opositores a su administración, a los que califica de ‘terroristas' y responsables de la violencia en el país

Entre protestas de oposición, Ortega realiza una marcha
Al mismo tiempo que se daba la marcha de Ortega habían protestas en su contra.

El Gobierno de Nicaragua dio inicio a una caminata denominada ‘Justicia para las víctimas del terrorismo', en medio de una ola de protestas contra el presidente Daniel Ortega, a quien responzabilizan de la violencia desatada en el país desde el 18 de abril, y que ha provocado la muerte de más de 350 personas.

Miles de funcionarios recorrieron la Avenida Bolívar-Chávez, para exigir ‘justicia y reparación para las familias que han sufrido acciones criminales del terrorismo golpista en su intento por derrocar' a Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, dijo la Presidencia a través de medios del Gobierno.

CONDENA

La CIDH señaló al gobierno de Daniel Ortega como ‘único responsable' de la violencia desatada en Nicaragua.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, junto a la UE, pedían ‘elecciones libres y justas', para resolver la crisis que atraviesa Nicaragua.

La Organización de Estados Americanos ha aprobado recientemente una resolución en la que le exige a Daniel Ortega un adelanto de las elecciones fijadas para 2021.

En estos mensajes el Gobierno de Nicaragua ha denominado como ‘terroristas' a los manifestantes ‘autoconvocados' que protestan contra Ortega, informa la agencia Efe .

La marcha, en la que se exhibieron fotografías de las víctimas y abundantes banderas rojinegras, del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), se realizó bajo una fuerte custodia policial.

Los empleados públicos señalaron las mismas demandas del Gobierno: ‘Que los terroristas paguen por sus crímenes y por la destrucción causada a la infraestructura e instituciones públicas que brindan servicio al pueblo nicaragüense'.

Horas antes de la marcha la Policía nicaragüense expulsó de una de sus sedes carcelarias a decenas de madres que preguntaban por sus hijos, quienes fueron arrestados o desaparecieron durante manifestaciones contra Ortega.

El Gobierno nicaragüense fue acusado este viernes por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como ‘único responsable' de la violencia desatada en el país.

La organización le adjudica al Gobierno de Ortega ‘asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país'.

Sin embargo, las autoridades de Nicaragua han negado reiteradamente dichos señalamientos.

MANIFESTACIONES

Las protestas contra Ortega se iniciaron el 18 de abril, por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Desde entonces, las manifestaciones han continuado. Este fin de semana cientos de nicaragüenses iniciaron una marcha en una de las principales vías del este de Managua, para exigir la renuncia de Ortega.

‘¡Pueblo, únete!', ‘¡El pueblo unido jamás será vencido!' y ‘¡Libertad para los presos políticos!', estaban entre las consignas gritadas por los manifestantes ‘autoconvocados'.

Los participantes de la marcha también portaron pancartas con las leyendas de ‘Sólo el pueblo salva al pueblo', ‘No eran delincuentes, eran estudiantes', así como los rostros de distintas víctimas.

Hace dos días, en la celebración del aniversario 39 de la revolución de Nicaragua, el presidente insistió a sus seguidores en que defendieran a su Gobierno.

En respuesta a esta marcha opositora, Ortega llamó a sus simpatizantes a mantenerse ‘sin bajar la guardia, a seguir defendiendo nuestros derechos, nuestras decisiones'.

INTERVENCIÓN INTERNACIONAL

Además de la CIDH, otras organizaciones internacionales se han sumado a la condena de la violencia desatada en el país centroamericano, como la Unión Europea (UE).

Así por ejemplo, el 17 de julio, mientras policías y paramilitares tomaban Masaya, la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, hizo un llamado al Gobierno nicaragüense a poner ‘fin inmediato a la violencia'.

Por su parte, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, junto a la UE, pedían ‘elecciones libres y justas', para resolver la crisis que atraviesa Nicaragua.

A su vez, la Organización de Estados Americanos ha aprobado una resolución para exigir a Ortega un adelanto de las elecciones fijadas para 2021.