La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

La prisión de Fujimori ya no despierta tantas pasiones

Esa medida generó desde la misma nochebuena de 2017 grandes movilizaciones ciudadanas que se prolongaron a lo largo de semanas

Un pequeño grupo de seguidores de Alberto Fujimori protestaron por la prisión de su líder.

A diferencia de hace unos años, cuando generaba pasiones a favor y en contra, el reingreso a prisión de Alberto Fujimori ha dividido opiniones, pero no ha causado mayor impacto en la sociedad peruana, profundamente identificada con la lucha anticorrupción liderada por el presidente Martín Vizcarra.

Fujimori, de 80 años y quien gobernó Perú entre 1990 y 2000, fue reenviado este miércoles a la misma prisión donde cumplía su condena a 25 años de cárcel por crímenes de lesa humanidad hasta el 24 de diciembre de 2017, cuando fue indultado por el ahora también expresidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

Esa medida generó desde la misma nochebuena de 2017 grandes movilizaciones ciudadanas que se prolongaron a lo largo de semanas y se reactivaron cuando en octubre pasado un juez anuló el indulto por irregularidades que implicaban un aparente acuerdo político, reporta la agencia Efe .

Fujimori ingresó de inmediato en una clínica de Lima donde permaneció durante 112 días alegando problemas de salud que ponían en riesgo su vida, aunque sus opositores manifestaron que en realidad buscaba evadir el cumplimiento de la orden judicial.

Aunque la Corte Suprema aún debe tomar una decisión sobre el recurso presentado por su defensa para que se deje sin efecto la anulación del indulto, esta semana ordenó que el exgobernante sea evaluado por una junta médica, que determinó que su salud era estable y, por tanto, debía volver a prisión.

De esa manera, Fujimori regresó a la celda en el penal de Barbadillo, en el este de Lima, donde estuvo encarcelado desde 2007, sin que se produzcan mayores manifestaciones públicas a favor o en contra, salvo la protesta de un pequeño grupo de sus seguidores.

Lejos quedó la época en que el Chino, como se le conoce en Perú, convocaba a miles de miles de personas, e incluso sus detractores tomaron el anuncio de su reingreso a la cárcel sin mayores estridencias y casi en absoluto silencio.

Solo el abogado de Fujimori, César Nakasaki, señaló este viernes en el Canal N que cree que ‘había la decisión de meter preso a Alberto Fujimori sí o sí' y consideró que en este proceso hubo ‘un tema ideológico claro'.