La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

América

La ONU exige más presencia de mujeres en política para lograr la igualdad

Todas ellas compartieron sus experiencias en el poder y opinaron sobre las mejores fórmulas para reforzar la participación política de la mujer

María Fernanda Espinosa, presidenta de la Asamblea General de Naciones Unidas.

La ONU y varias líderes internacionales urgieron este martes a todo el mundo a multiplicar la presencia de mujeres en política, advirtiendo de que al ritmo actual hará falta más de cien años para lograr la igualdad.

La organización reunió en Nueva York a jefas de Estado y de Gobierno de distintos países para, con su ejemplo, tratar de dar un empujón a la participación política de la mujer, que sigue atascada en buena parte del planeta.

"Necesitamos más mujeres en la política, y de todas las edades, desde los movimientos de base hasta las más altas esferas gubernamentales", recalcó la presidenta de la Asamblea General de Naciones Unidas, María Fernanda Espinosa.

La diplomática ecuatoriana, organizadora de la reunión "Mujeres en el Poder", defendió la necesidad de "pasar de la retórica a la acción" para garantizar la presencia femenina en los puestos de toma de decisiones y para asegurar que la voz de las mujeres sea escuchada.

Espinosa animó a todas las líderes a trasladar a las mujeres un mensaje claro: "No teman. Participen en la política. Disputen los espacios que les corresponden. Rompan las barreras del silencio, de la discriminación".

"Nuestro aporte es decisivo para la construcción de sociedades más humanas y más justas, para la conducción de nuestras naciones. Les invito a soñar en un futuro de igualdad entre mujeres y hombres, pero, sobre todo, les invito a trabajar para alcanzarlo", insistió.

En la cita de hoy estuvieron presentes las presidentas de Lituania, Nepal, Trinidad y Tobago, Croacia y Estonia, la mitad de las diez jefas de Estado que hay actualmente en el mundo.

Junto a ellas, participaron también dirigentes como la primera ministra de Islandia, Katrín Jakobsdóttir; las vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez; o la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Todas ellas compartieron sus experiencias en el poder y opinaron sobre las mejores fórmulas para reforzar la participación política de la mujer, insistiendo en que ello requiere el compromiso de toda la sociedad.

En ese sentido, Ramírez subrayó que es necesario preparar a más mujeres, ya desde niñas, para que puedan asumir más puestos de liderazgo en los sectores público y privado.

"El liderazgo femenino no viene con el ADN. El liderazgo femenino hay que impulsarlo, el liderazgo femenino hay que desarrollarlo. En esto, las madres y las educadoras tenemos un papel fundamental", señaló la vicepresidenta colombiana.

El secretario general de la ONU, António Guterres, hizo por su parte un apasionado alegato de la paridad de género en las instituciones, uno de los objetivos con los que llegó al cargo y que ya ha cumplido en Naciones Unidas.

"Necesitamos la paridad para cambiar las relaciones de poder en las sociedades y que la igualdad de género sea una realidad", subrayó.

Pese a progresos en los últimos años, la mujer sigue estando muy poco representada en las instituciones políticas alrededor del mundo, tal y como ilustran los últimos datos facilitados hoy por ONU Mujeres y la Unión Interparlamentaria (UIP).

De 193 países miembros de Naciones Unidas, únicamente hay diez jefas de Estado y diez jefas de Gobierno, mientras que solo uno de cada cinco ministerios a nivel global están encabezados por mujeres.

Las diferencias entre países son enormes en este ámbito, con algunos como España donde las mujeres son una clara mayoría en el Ejecutivo, con once ministras frente a seis ministros.

Junto a España, otros ocho Estados tienes Gobiernos paritarios o con más mujeres que hombres, entre ellos Colombia, Costa Rica o Francia.

En el otro extremo, más de una decena de países no tiene a ninguna mujer en sus gabinetes.

En el ámbito parlamentario, la presencia media de mujeres es inferior al 25 % a escala global y únicamente tres países (Ruanda, Cuba y Bolivia) tienen a más mujeres que hombres entre sus legisladores.