La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

Gobierno y oposición mantienen negociaciones en Nicaragua pese a "impasse"

Las negociaciones iniciaron el 27 de febrero pasado en sustitución del diálogo nacional de mayo pasado que fue abandonado dos meses después por el presidente Daniel Ortega,

Nicaragua vive una grave crisis que ha dejado 325 muertos en 11 meses, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

El Gobierno de Nicaragua y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia continuaron este martes con las negociaciones para superar la crisis del país, pese al "impasse" causado por la violencia policial el fin de semana.

La Alianza Cívica, que ayer había sembrado dudas sobre su continuidad en las negociaciones dada la falta de "voluntad política" del Gobierno para encontrar una solución, se presentó esta mañana a la sede del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), en el sur de Managua, antes que su contraparte.

En las primeras 11 cesiones las partes no abordaron los temas de fondo, relacionados con la justicia para las víctimas de la violencia en el marco de la crisis y las elecciones adelantadas.

Mientras la Alianza Cívica acusa al Gobierno de dar largas a las negociaciones para evitar tocar los temas importantes, los representantes gubernamentales mantienen silencio al respecto.

Tras una breve sesión ayer lunes, las partes emitieron sendos comunicados, en los que se lanzaron acusaciones mutuas.

La Alianza señaló que la violencia ejercida por la Policía contra civiles que esperaban participar en una protesta el sábado pasado, demostró que las negociaciones no han dado los resultados esperados.

El Gobierno acusó a los miembros de la Alianza que participaron en una alteración al orden público el sábado, en referencia al intento que hicieron por exigir públicamente la libertad de cientos de "presos políticos", y que fue evitado por los agentes policiales.

Las negociaciones iniciaron el 27 de febrero pasado en sustitución del diálogo nacional de mayo pasado que fue abandonado dos meses después por el presidente Daniel Ortega, tras acusar a los mediadores, la Conferencia Episcopal de Nicaragua, de ayudar a un supuesto "golpe de Estado fallido".

Las negociaciones, que este martes se encuentran en su duodécima sesión, tienen como testigos y acompañantes al nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, y al delegado de la secretaría general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Ángel Rosadilla.

Nicaragua vive una grave crisis que ha dejado 325 muertos en 11 meses, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos locales humanitarios elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que Ortega solamente reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

Al menos 762 personas permanecen con algún tipo de régimen carcelario en Nicaragua tras participar en protestas antigubernamentales, según el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos.

La CIDH ha insistido en que el Gobierno de Ortega ha cometido crímenes "de lesa humanidad", mientras que la aplicación de la Carta Democrática Interamericana está en proceso en la Organización de los Estados Americanos (OEA), lo que podría culminar con la suspensión del país centroamericano del organismo continental.