Panamá,25º

14 de Dec de 2019

América

El Gobierno de El Salvador traslada a 1,800 pandilleros presos

Movilizaron a 900 pandilleros de la MS13, estructura que Estados Unidos busca erradicar, y 900 de las facciones Revolucionarios y Sureños del Barrio 18

El Gobierno lanzó el 20 de junio un plan para recuperar los territorios controlados por las pandillas y cortar sus fuentes de financiación con la concentración de unos 7000 policías y soldados en 22 municipios.

El Gobierno de El Salvador trasladó este sábado a 1,800 presidiarios de la Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18 entre dos cárceles del país como parte de un plan para recuperar el control de las prisiones.

El Gobierno señaló en un comunicado que los traslados se dieron entre las prisiones de Ciudad Barrios (este) y Quezaltepeque (centro).

Detalló que se trata de 900 pandilleros de la MS13, estructura que Estados Unidos busca erradicar, y 900 de las facciones Revolucionarios y Sureños del Barrio 18.

Señaló que "con estos traslados se continua rompiendo la organización que tenían las pandillas" al interior de las prisiones y se evita que envíen ordenes a su compañeros en libertad para perpetrar crímenes.

"Estamos recuperando el control de las cárceles evitando toda la comunicación con el exterior", aseguró el director general de Centros Penales, Osiris Luna Meza.

La Administración de Nayib Bukele decretó el pasado 21 de junio un estado de emergencia en las prisiones, con lo que los reos han permanecido encerrados en sus celdas y sin recibir visitas.

El pasado 18 de julio, Bukele ordenó levantar paulatinamente dicha emergencia para que los reos puedan "recibir sol, ir a talleres, a las granjas penitenciarias y recibir clases".

La legislación salvadoreña otorga al Ejecutivo la facultad de decretar dicho estado en las prisiones, pero debe ser ratificado por jueces de Vigilancia Penitenciaria.

El Gobierno lanzó el 20 de junio un plan para recuperar los territorios controlados por las pandillas y cortar sus fuentes de financiación con la concentración de unos 7,000 policías y soldados en 22 municipios.

Con la segunda fase de dicho plan Bukele busca luchar contra el reclutamiento de jóvenes por parte de las maras.

El Gobierno espera que el Congreso le apruebe 91 millones de dólares para proyectos de educación, salud, empleo, becas, deporte, arte, agua potable y vivienda, que ejecutará la dirección de la Unidad de Reconstrucción de Tejido Social en comunidades con presencia de pandillas.

Las autoridades de El Salvador responsabilizan a las pandillas MS13, Barrio 18 y otras minoritarias de los altos índices de homicidios, de entre 103 y 50.3 por cada 100,000 habitantes entre 2015 y 2018, cifras que ponen a la nación como una de las más violentas del mundo.