Panamá,25º

20 de Nov de 2019

América

Mayoría de nicaragüenses desaprueba Grupo de Trabajo de la OEA, según sondeo

El Ejecutivo sandinista, sin embargo, cerró las puertas a los siete diplomáticos nombrados en esa comisión

Daniel Ortega, presidente de Nicaraguaefe

El 64,1 % de los nicaragüenses desaprueba la creación de un Grupo de Trabajo creado por el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que busca apoyar el diálogo nacional y contribuir a la búsqueda de soluciones a la crisis que vive Nicaragua desde abril de 2018, según una encuesta divulgada este lunes.

El estudio, elaborado por la firma local M&R Consultores, indica que un 35,9 % aprueba la creación de ese Grupo de Trabajo que nació el 2 de agosto de 2018 mediante una resolución, que recibió el aval de 20 de los 34 países que son miembros activos de la OEA.

A finales de agosto pasado, la OEA también creó una comisión, la cual tiene un plazo de 75 días que se vence la próxima semana, para intentar negociar con el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, una salida a la crisis.

El Ejecutivo sandinista, sin embargo, cerró las puertas a los siete diplomáticos nombrados en esa comisión, entre ellos al embajador de EE.UU. ante la OEA, Carlos Trujillo, y Gonzalo Koncke, jefe de gabinete del secretario general del organismo, Luis Almagro.

El Gobierno de Ortega se ha negado en repetidas ocasiones a reconocer la legitimidad de la comisión creada por la OEA, que considera un instrumento de "injerencia" por parte de Washington.

También se opone a la presencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), a las que junto al Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), entes tutelados por la CIDH, dio por concluida su misión el año pasado.

El mandatario también dio por concluido unilateralmente el 30 de julio pasado la mesa de negociaciones que mantenía con la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Por otro lado, un 73,6 % de los nicaragüenses considera que la crisis que está viviendo Nicaragua debe ser resuelta por sus propios ciudadanos, mientras un 26,4 % opina que es necesaria la intervención de otros países, particularmente de Estados Unidos, para ayudar a resolver el conflicto.

Según el 66,5 % de los encuestados, la crisis que ha estado viviendo el país centroamericano ha sido un intento desde el exterior para desestabilizar Nicaragua e impedir vivir en paz, y un 33,5 % que ha sido impulsado desde el exterior con el fin de llevar libertad y la democracia de los nicaragüenses.

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron luego en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 12 años en el poder, tras la represión estatal y acusaciones de abuso de poder y corrupción.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la CIDH, aunque organismos locales elevan la cifra a 651 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

Según el informe del GIEI, adscrito a la CIDH, el mayor responsable de la violencia es el Gobierno de Ortega, a quien responsabilizan de cometer incluso crímenes "de lesa humanidad" en medio de la crisis.

El sondeo se realizó del 15 al 23 de octubre pasados, con una muestra de 1.600 personas mayores de 16 años, en los 15 departamentos y dos regiones autónomas de este país, y tiene un margen de error de 2,5 % y un nivel de confianza de 95 %, de acuerdo con la ficha técnica.