Temas Especiales

28 de May de 2022

América

Rusia anuncia la retirada parcial de tropas pero mantiene las exigencias a Occidente

Tanto Putin, como Scholz coincidieron en que los Acuerdos de Minsk para el Donbás son sumamente importantes para una desescalada en Ucrania

Imagen facilitada por el Ministerio de Defensa ruso que muestra vehículos de combate blindados rusos, cargados en vagones de mercancias en Bakhchysarai
Imagen facilitada por el Ministerio de Defensa ruso que muestra vehículos de combate blindados rusos, cargados en vagones de mercancias en BakhchysaraiEFE

Rusia anunció este jueves la retirada de algunas unidades militares de la frontera con Ucrania, pero mantuvo sus exigencias a EEUU y la OTAN, que implican, en primer lugar, un veto inequívoco a la entrada de Kiev en el bloque euroatlántico.

El anuncio sobre el regreso a las bases de parte de los militares desplegados cerca de la frontera ucraniana coincidió con la visita a Moscú del canciller alemán Olaf Scholz, y su reunión con el presidente ruso, Vladímir Putin.

El líder ruso confirmó la retirada parcial de tropas ante Scholz, pero subrayó que los futuros pasos de Rusia dependerán de la situación "sobre el terreno".

"¿Cómo va a actuar Rusia? Según el plan. ¿Y de qué se compone ese? De la situación real en el terreno", dijo, para añadir: "Quién puede decir cómo se desarrollará la situación? Nadie, por ahora. Depende no solo de nosotros".

RUSIA NO QUIERE GUERRA

Putin aseguró que Rusia no quiere una guerra en Europa.

"¿Si queremos una guerra (en Europa)? Por supuesto que no", dijo el jefe del Kremlin al comentar la tensión actual en la frontera entre Rusia y Ucrania.

El jefe del Kremlin dijo que su generación ha sido testigo de un conflicto armado en Europa, en alusión a la guerra de Yugoslavia.

"Hemos sido testigos de la guerra en Europa desatada por el bloque de la OTAN contra Yugoslavia. Una gran operación militar con bombardeos de una de las capitales europeas, Belgrado", afirmó.

Agregó que precisamente para evitar una nueva guerra Rusia ha iniciado negociaciones acerca de la seguridad europea, cuyo resultado debe ser un acuerdo que responda a los intereses de todas las partes.

Por el momento, dijo, Moscú no ha recibido una respuesta constructiva de Occidente, pero continúa abierta al diálogo, siempre y cuando este atienda las principales preocupaciones de seguridad rusas, que incluyen la no ampliación de la OTAN hacia el este y el rechazo al despliegue de sistemas de ataque cerca de las fronteras rusas.

"Estamos listos para hablar sobre otros temas que están contenidos en la respuesta que recibimos" de EEUU y la OTAN, como la transparencia en los ejercicios militares, los problemas de los misiles de emplazamiento terrestre de alcance corto y medio y medidas de construcción de confianza, afirmó

"Pero en combinación con lo que es de suma importancia para nosotros, de suma importancia", recalcó.

NO CEJARÁ EN SUS DEMANDAS

"Nos dicen que eso (la entrada de Ucrania en la OTAN) no ocurrirá mañana. ¿Entonces cuándo? ¿Pasado mañana? ¿Qué cambia eso para nosotros en una perspectiva histórica? Absolutamente nada", dijo el jefe del Kremlin.

Putin aseguró que Moscú no permitirá alargar de forma indefinida las negociaciones sobre la seguridad europea.

LOS ACUERDOS DE MINSK, LA ÚNICA VÍA DE DESESCALADA

Tanto Putin, como Scholz coincidieron en que los Acuerdos de Minsk para el Donbás son sumamente importantes para una desescalada en Ucrania.

"Todos tienen que seguirlos", dijo el canciller alemán en alusión a los firmantes del documento.

"Me refiero al Gobierno ucraniano y también a Rusia, Alemania y Francia que participan en el proceso político" para el arreglo del conflicto, explicó.

Putin también comentó la petición de los diputados rusos para el reconocimiento de las repúblicas separatistas del este ucraniano y afirmó que Moscú apuesta de momento por los acuerdos de Minsk.

"Tenemos que hacer lo todo para solucionar los problemas del Donbás, pero partiendo de las posibilidades no agotadas de los acuerdos de Minsk", dijo el líder ruso, quien también calificó de un "genocidio" la situación en el este ucraniano y acusó a Ucrania de incumplir el pacto, firmado en 2015.

Kiev advirtió este martes que el posible reconocimiento por parte de Rusia de las repúblicas autoproclamadas de Donetsk y Lugansk significarían la salida de Rusia del proceso de Minsk.

EEUU advirtió de que habrá "consecuencias" económicas contra Rusia si Moscú reconoce la independencia de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, tal y como pidió la Duma.

El canciller alemán, a su vez, dijo que esta medida, que hoy apoyaron 351 de los 450 diputados rusos, sería una "catástrofe política".

LOS PAISES QUIEREN PRUEBAS DE REPLIEGUE RUSO

Ucrania afirmó hoy que se creerá la retirada de algunas unidades militares rusas de sus fronteras cuando lo vea con sus propios ojos. "Hay diferentes declaraciones desde la Federación Rusa todo el tiempo. Tenemos una regla: no nos lo creemos cuando lo oímos, sino cuando lo vemos", señaló el ministro de Exteriores del país, Dmitro Kuleba.

Scholz, a su vez, afirmó hoy que el repliegue de tropas es una buena señal, pero debe haber más para rebajar la tensión.

"Que ahora escuchemos que algunas unidades serán retiradas, es una buena señal. Esperamos que haya más", afirmó el político alemán.

La mayoría de los países pidieron cautela ante el anuncio ruso, como Francia y EEUU, que coincidieron que es una buena señal, pero apuntaron que se debe verificar.

"Si de verdad se trata de una pequeña desescalada" entonces "sería una excelente noticia", afirmó por su parte el ministro español de Exteriores, José Manuel Albares.

La OTAN valoró este martes con "optimismo cauto" que Rusia haya dado señales de continuar la vía diplomática en la crisis con Ucrania, después de que Moscú anunciara la retirada de algunas de las unidades militares que mantiene junto a ese país.