Temas Especiales

02 de Jul de 2022

Mundo

Más allá de Berlín: los muros que siguen en pie

B erlín celebra hoy el vigésimo aniversario de la caída del muro con una gran “Fiesta de la Libertad”, que se desarrollará a ambos lados...

B erlín celebra hoy el vigésimo aniversario de la caída del muro con una gran “Fiesta de la Libertad”, que se desarrollará a ambos lados de la Puerta de Brandeburgo y culminará en el derribo simbólico de un muro hecho por jóvenes de todo el mundo.

Al tiempo que muchos celebren que el muro que simbolizó la fractura de Europa por la “Guerra Fría” fue derribado en la capital alemana, alrededor del mundo, millones de personas pasarán su día a día como cualquier otro, alrededor de las barreras que aún siguen en pie, y otras en plena construcción.

Porque dos décadas después de la caída del Muro de Berlín, el mundo sigue plagado de barreras que dividen a países, pueblos y familias desde México a Cisjordania, de Sahara Occidental a las Coreas.

Las barreras de separación se remontan desde las grandes civilizaciones del pasado, con el Imperio Chino y la Gran Muralla China, o el Imperio Romano y la Muralla de Adriano.

Las razones para construirlas varían, desde combatir la violencia o la inmigración ilegal a buscar la paz entre grupos en conflicto, pero el resultado —tanto en el pasado como hoy— sigue siendo el mismo: separar y atemorizar.

A 20 años de Berlín, he aquí una recopilación de los muros que aún desisten de caer.

EEUU – MÉXICO: EL MURO DE LOS INDOCUMENTADOS

De este lado del mundo, Estados Unidos comenzó a construir a mediados de los 90 una serie de barreras de seguridad de alta tecnología, en la frontera de más de 3000 kilómetros que comparte con México, para detener la inmigración ilegal.

A medida que cualquier tipo de reforma migratoria se estanca en el Congreso de EEUU, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México, ya han muerto más de 5,600 inmigrantes en su intento por cruzar la frontera.

El ex presidente mexicano, Vicente Fox, ha criticado la barrera diciendo que “no es la mejor forma para resolver los retos en la frontera común”.

BRASIL: DEMARCANDO A LAS FAVELAS

El gobierno de Río de Janeiro construye desde principios de este año muros alrededor de algunas de las favelas o barrios pobres de la ciudad.

El objetivo oficial es evitar que las construcciones precarias de esas comunidades destruyan la vegetación que las circunda. Según críticos, sin embargo, los muros buscan separar las zonas empobrecidas de las de mayores recursos, ubicadas entre las favelas y el mar.

IRLANDA DEL NORTE: “LÍNEAS DE PAZ”

Una serie de muros que fue construida temporalmente en 1970 en Belfast para detener la violencia entre católicos y protestantes continúan en pie, recordando un pasado de violencia entre estos grupos enfrentados por la pertenencia de la provincia al Reino Unido.

CHIPRE: LA ISLA DIVIDIDA

En la isla del Mar Mediterráneo, una construcción de concreto y alambres de púa separa a los turco-chipriotas de los greco-chipriotas tras la guerra entre ellos en 1974.

La zona de exclusión entre ambas comunidades (conocida como Línea Verde) quedó bajo control de las fuerzas de paz de la ONU, y oscila entre los tres metros en el centro de la capital Nicosia hasta de siete kilómetros en la aldea de Athienou.

La frontera no se abrió hasta 2003, cuando los habitantes de ambos comunidades pudieron cruzar al otro lado.

ESPAÑA: VALLAS CONTRA LAS ANTIGUAS COLONIAS

Para evitar la entrada masiva de inmigrantes africanos, España decidió construir a finales del siglo XX dos barreras físicas en Ceuta y Melilla. Estas ciudades autónomas en territorio africano, son la entrada más directa a Europa desde África.

Los ceutíes y melillenses hoy sufren las consecuencias de vivir en una ciudad amurallada, con barreras de hasta seis metros, cámaras infrarrojas, difusores de gases lacrimógenos, laberinto de cables trenzados y piquetes de 1 a 3 metros de altura a su alrededor.

SAHARA OCCIDENTAL: EL “MURO DE LA VERGÜENZA”

Después de la Muralla China, el de Sahara Occidental al noroeste de África es el segundo más largo del mundo, con más de 2,700 metros.

La barrera de arena, alambres de espino y minas fue construida en los 80 por Marruecos, quien disputa soberanía sobre el territorio con sus pobladores originales, los saharauis.

El tribunal internacional de La Haya dijo en 1975 que no hay un vínculo de soberanía entre Marruecos y el territorio de Sahara Occidental, sin embargo, la disputa sigue en pie, tal como la separación de familias saharauis. El paso terrestre está prohibido por Marruecos.

BOTSWANA-ZIMBABWE: LA BARRERA SANITARIA

En 2003, el gobierno de Botswana construyó una cerca a lo largo de su frontera con Zimbabwe para impedir la propagación de la fiebre aftosa entre el ganado.

Pero la versión oficial no satisfizo a las autoridades de Zimbabwe, que vieron en esta barrera una forma de detener a los zimbabwenses que trataban de llegar a Botswana de forma ilegal en busca de escapar a la economía de Zimbabwe, que está en ruinas.

CISJORDANIA: LA VALLA EN TERRITORIO OCUPADO

El gobierno israelí inició en 2002 la construcción de una “valla de seguridad” para proteger a sus ciudadanos de ataques palestinos. Esta barrera que divide el territorio entre Israel y Cisjordania está formada por vallas, alambradas, zanjas y placas de cemento de hasta 8 metros de alto. Algunas secciones tienen sensores, arena para identificar huellas fácilmente, carreteras de patrullaje y zonas de separación o “buffer zones”, tal como un día tenía el Muro de Berlín.

Según la ONU, el 58.3% de la barrera está completa. Una vez finalizada, aproximadamente el 85% de la barrera estará sobre territorio palestino ocupado, según la llamada “línea verde”, hoy reconocida internacionalmente como la frontera entre ambos territorios. La estructura es criticada por adentrarse en Cisjordania para proteger asentamientos judíos.

La Corte Internacional de Justicia determinó en 2008 que la barrera es ilegal y ordenó detener su construcción.

ARABIA SAUDITA, EL REINO AMURALLADO

El país con la economía más poderosa del Golfo Pérsico tiene un cerco defensivo en la frontera con Yemen. Consiste de una red de sacos de arena y tuberías rellenas de concreto, con equipos de detección electrónica que protegen de la inmigración ilegal e insurgentes del empobrecido vecino. El reino Saudita fortifica actualmente el resto de su frontera.

KUWAIT - IRAK: LA BARRERA DE SADDAM

Una cerca electrificada, alambre de púa y muros de arena 190 kilómetros de longitud dividen a los dos países desde la invasión de Kuwait por parte del entonces gobierno iraquí de Saddam Hussein.

La ONU promovió una barrera en 1991 para evitar una nueva invasión, y en 2004 Kuwait empezó a instalar una nueva barrera para proteger la frontera norte del país.

UN BALUCHISTÁN DIVIDIDO

En 2007, Irán comenzó a levantar un muro en Baluchistán (frontera con Pakistán). El objetivo oficial es detener la proliferación del tráfico de drogas. Expertos señalan que se busca frenar el ingreso de extremistas islámicos. Sea cual sea la razón, la barrera divide a los baluchis, que habitan en ambos lados de la frontera.

UN UZBEKISTÁN CERCADO

En 1999, tras un atentado en la capital, Tashkent, el gobierno recurrió a barreras de alambres de púa como solución, alegando que había que impedir que militantes del radical Movimiento Islámico de Kirguistán se infiltraran en su territorio. En su límite sur con Afganistán, hay alambres de púa y una cerca. Mientras que su frontera con Tajikistán está reforzada por minas antipersona.

INDIA - PAKISTÁN: “EL MURO DE BERLÍN DE ASIA”

La frontera que comparten India y Pakistán, ambas potencias nucleares, es una de las más volátiles del planeta. Muros, alambradas o fortificaciones se extienden por casi la mitad de los 2,900 kilómetros de línea fronteriza, y la intención de Nueva Delhi es cubrirla toda con el argumento de “combatir el terrorismo”. Islamabad ha calificado este cerco de ilegal. El punto de más tensión es la cerca a lo largo de la frontera en Cachemira, no reconocida por Pakistán.

También en su larga y porosa frontera con Bangladesh —de 4000 km— la India está construyendo una barrera para evitar que rebeldes y traficantes ingresen en su país.

LAS DOS COREAS: FAMILIAS DIVIDIDAS

Descrito como “el lugar más espantoso del mundo” por el ex presidente de EEUU Bill Clinton, el sector desmilitarizado que separa a Corea del Norte de su vecino del Sur está recorrido por una valla de seguridad de 240 kilómetros de largo.

La franja fue creada en 1953, cuando la guerra entre las dos Coreas —que dejó tres millones de víctimas— se detuvo gracias a un cese al fuego.

No ha sido hasta los últimos años que las Coreas han podido llegar a un acuerdo para reunir a familias coreanas divididas por la guerra y la frontera, permitiendo que se encuentren cara a cara y puedan compartir por unos días. Se estima que alrededor de 600,000 surcoreanos tienen sus familiares en Corea del Norte.

BARRERAS POR ENFRENTAR

El aniversario de hoy ha provocado un debate de gran alcance en Alemania sobre el estado actual del país. Tras 20 años, Alemania está más unida y menos turbulenta de lo que muchos ahí o en el extranjero preveían y, dada su historia del siglo XX, de lo que muchos pensaban que el país merecía. Especialmente entre los jóvenes, hoy rige en este país europeo un sentimiento de que la aspiración de superar la oscura historia alemana está finalmente a su alcance. Desafortunadamente, el sentimiento no es compartido por los millones que todavía viven con una barrera que enfrentar.