Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Mundo

La tragedia dejó 41 muertos

MEKNES. Cuarenta y una personas murieron y 76 resultaron heridas al derrumbarse durante la oración del viernes el minarete de una mezqui...

MEKNES. Cuarenta y una personas murieron y 76 resultaron heridas al derrumbarse durante la oración del viernes el minarete de una mezquita de Meknes (centro de Marruecos). Ayer por la mañana el espectáculo era desolador en el escenario de la tragedia, lleno de montañas de escombros e impregnado de un fuerte olor a polvo.

Las tareas de rescate fueron detenidas al final de la mañana, ya que los socorristas creían haber sacado de los cascotes a todas las víctimas de la catástrofe, única en la historia del reino. Varios fallecidos fueron ya entregados a las familias y enterrados rápidamente.

El lugar estaba completamente rodeado por las fuerzas del orden. Las autoridades temen que se derrumben aún algunas paredes, y el acceso al lugar estaba prohibido.

LABOR DE LOS SOCORRISTAS

Durante la noche, los socorristas trabajaron bajo una lluvia fina y tuvieron que proceder directamente con las manos, dada la angostura del sitio. Numerosas organizaciones no gubernamentales participaron en los esfuerzos por despejar la zona, junto a los bomberos y el personal de protección civil.

La catástrofe se produjo, durante la gran oración en la mezquita histórica de Bab Berdieyin, situada en la medina (casco antiguo) de Meknes.

Según la delegación regional de Asuntos Islámicos, una gran parte de la mezquita estaba construida en adobe.

POSIBLES CAUSAS DEL DESPLOME

No se ha comunicado oficialmente las causas precisas del derrumbe del alminar pero todo apunta a las fuertes lluvias recientes.

“El minarete se derrumbó a causa de las fuertes lluvias que se abatieron estos últimos días sobre toda la región”, explicó el viernes la televisión pública Al Ula en su noticiario nocturno.

Muchos habitantes denunciaron la pasividad de las autoridades locales, que según ellos no prestaron suficiente atención al templo, en mal estado.

Según Latifa, una joven desempleada de unos treinta años, había instrucciones para renovar la mezquita, después de que el rey Mohamed VI hizo allí la oración del viernes un día de 2008. Yunes Chaker, un militante asociativo, aseguró que el minarete tenía una inclinación del 10% desde hace un tiempo, y que un estudio municipal había registrado 520 edificios que se debían renovar urgentemente, entre ellos la mezquita Bab Berdieyin.