02 de Oct de 2022

Mundo

Temen vuelta a los tiempos violentos de Mubarak

EGIPTO. Mohammed ElBaradei, activista prodemocrático egipcio, advirtió que podría producirse más agitación en el país que podría hacer q...

EGIPTO. Mohammed ElBaradei, activista prodemocrático egipcio, advirtió que podría producirse más agitación en el país que podría hacer que el ejército intervenga a menos que el presidente islamista prescinda de su nuevo poder casi absoluto, mientras la fragmentada oposición en Egipto busca unirse para realizar nuevas protestas.

Las fuerzas seculares y liberales del país _divididas durante mucho tiempo, debilitadas y en la incertidumbre en medio del acenso de los partidos islamistas al poder_ buscan manifestarse en respuesta a los decretos emitidos esta semana por el presidente Mohammed Morsi, quien se otorgó facultades para ‘proteger la revolución’ y ser inmune a la supervisión del poder judicial.

El poder judicial, el principal objetivo de los edictos de Morsi, respondió.

El Consejo Judicial Supremo, el máximo órgano judicial de Egipto, criticó la decisión del presidente y consideró el acto como un ‘asalto sin precedentes’ al poder judicial. Los tribunales en la ciudad de Alejandría, en la costa mediterránea, anunciaron la suspensión de labores hasta que el decreto sea levantado represión

Frente al edificio del máximo tribunal en El Cairo, cientos de personas se manifestaron el sábado pasado contra Morsi gritando ‘Vete’ ‘Vete’, haciendo eco la consigna que utilizaron contra el ex presidente Hosni Mubarak en la sublevación que lo derrocó el año pasado.

La policía disparó gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes.

Los decretos han galvanizado la indignación contra Morsi y la Hermandad Musulmana, a la que pertenece. Los críticos acusan a la Hermandad _que dominó las elecciones del último año_ y otros islamistas de monopolizar el poder y hacer muy poco por hacer cambios reales para aliviar los agobios económicos y de seguridad del país.

Grupos de oposición convocaron a marchas nacionales para mañana martes y la Hermandad hizo lo mismo para apoyar a Morsi el mismo día.

En entrevista con The Associated Press, el nominado al Nobel de la Paz por su trabajo al frente de la oficina de inspección nuclear de la ONU, elevó las alarmas por el impacto de las leyes de Morsi al decir que se ha vuelto ‘un nuevo faraón’.

‘Esperamos poder manejarlo hacia una transición suave sin que el país caiga en un ciclo de violencia, pero no veo que suceda si Morsi no prescinde de todo esto’.

Morsi ha acusado a elementos pro-Mubarak en el poder judicial de bloquear el progreso político. En el último año las cortes disolvieron la cámara baja del Parlamento y el primer panel que haría el borrador de una Constitución, ambos encabezados por la Hermandad Musulmana.

El edicto que emitió Morsi significa que ningún órgano judicial puede disolver la cámara alta del Parlamento o la actual asamblea que redacta la nueva carta marga, que también están encabezadas por la Hermandad Musulmana. Partidarios de Morsi temen que la corte pueda de hecho disolver alguno de estos órganos, lo que pospondría todavía más la transición de Egipto a una nueva Constitución.

Consideran que Morsi tiene un mandato para guiar en este proceso como el primer presidente del país electo libremente.

La postura del consejo de jueces contra el presidente allana el camino para una alianza incómoda entre ex autoridades del régimen y grupos de activistas que ayudaron a derrocar a Mubarak.

DENUNCIAN

La más alta instancia judicial egipcia denunció el decreto del presidente de Egipto, Mohamed Mursi y anunciaron una huelga contra lo decidido.

Para la Corte Judicial Suprema de Egipto, la decisión de Mursi constituye ‘un ataque sin precedentes contra la independencia del poder judicial’, indicó dicho tribunal en un comunicado.

El presidente de la Asociación de Jueces de Alejandría anunció ‘la suspensión de las actividades en todos los tribunales y administraciones judiciales de las provincias de Alejandría y Beheira (...) hasta que se acabe la crisis provocada por la declaración’ constitucional de Mursi.

Las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos en la Plaza Tahrir de El Cairo para dispersar a un grupo de manifestantes que protestaba contra la concentración de poderes en manos del presidente Mursi.

En la víspera miles de personas se habían concentrado al grito de ‘Mursi dictador’ en la Plaza Tahrir, epicentro de la rebelión de 2011 que derrocó a Mubarak.

Durante una reunión extraordinaria de asamblea general del club de jueces a la que asistió el presidente del club, Ahmed al-Zend, Mahmoud dijo que el decreto presidencial tiene por objetivo perturbar el poder judicial.