Temas Especiales

20 de May de 2022

Mundo

¿Está el Rey Juan Carlos I y la monarquía en jaque?

PANAMÁ. El fallecimiento del dictador Francisco Franco el 20 de noviembre de 1975 trajo consigo la proclamación de Juan Carlos I como re...

PANAMÁ. El fallecimiento del dictador Francisco Franco el 20 de noviembre de 1975 trajo consigo la proclamación de Juan Carlos I como rey de España dos días más tarde. A Juan Carlos I se le atribuyó entonces, el mérito de mantener el orden y la unión entre los españoles. Fue un buen momento para el y la realeza.

Allí comenzó el proceso de construcción de la Democracia en España y la redacción de una nueva constitución.

Pero la monarquía española, de imagen impoluta hasta hace poco tiempo, se encuentra ahora en medio de una tormenta sin precedentes. Además del descontento social debido a la crisis económica y los recortes, el yerno del rey Juan Carlos, Iñaki Urdangarin está bajo investigación por un juez de instrucción en Baleares por malversación de millones de euros públicos. Y para colmo de males ahora la presunta relación del rey Juan Carlos de Borbón con la princesa alemana Corinna Sayn-Wittgenstein tras la proliferación de publicaciones y comentarios periodísticos sobre las reiteradas y públicas infidelidades del monarca amenaza también la corona.

Este nuevo capítulo llega en el peor momento para el Rey que, a sus 75 años, volverá a pasar por el quirófano por séptima vez en menos de tres años el próximo 3 de marzo por una agudización de una hernia discal.

Este escándalo en el seno de la familia real coincidió con la celebración de los 50 años de casados de los monarcas, que decidieron ‘no celebrar’ por razones de agenda.

Apoyado en unas muletas desde que fue intervenido de la cadera en noviembre, el Rey cada vez cede más su puesto en las ceremonias oficiales al heredero de la Corona, el príncipe Felipe, que acaba de cumplir 45 años y parece el único capaz de asegurar la pervivencia de la monarquía.

El viernes pasado, tras varios llamamientos hechos por políticos para que el Rey abandone su puesto y rumores sobre una eventual abdicación, la Casa Real salió al paso de los mismos.

El Rey ‘no tiene ninguna intención de abdicar’, afirmó la Casa Real.

Pero en una España minada por la austeridad y el desempleo, la opinión pública ya no perdona los escándalos de corrupción que salpican a los más altos símbolos del Estado y menos de la monarquía, intocable durante mucho tiempo.

En Madrid una ‘marea ciudadana’ protestó masivamente contra la austeridad y la corrupción en un momento de crispación de un país en recesión y con un alto desempleo indignado por la corrupción en sus instituciones, incluyendo ahora la Casa Real.

¿Hasta donde puede llegar la inmunidad del Rey frente al descontento de la gente?

‘No falta dinero, sobran ladrones’ cantaban los manifestantes.

EL CASO DEL YERNO

El dispositivo de seguridad en torno a los juzgados en Palma de Mallorca donde el yerno del rey prestó declaración obligó a cerrar varios comercios aledaños cuyas fachadas aparecen empapeladas con carteles en los que puedía leerse ‘Desahuciemos a la monarquía’.

La comparecencia de Urdangarin llegó una semana después de la de su socio en Nóos, Diego Torres, que en sus siete horas de declaración presentó correos electrónicos en los que se menciona al monarca en relación con una competición de vela en Valencia y una supuesta intermediación del monarca para que Urdangarin obtuviera un trabajo en la Fundación Laureus.

Estos correos parecen apuntar a que Urdangarin hacía referencia a su suegro en sus comunicaciones.

Además del duque, declaró también el secretario de las infantas Elena y Cristina, Carlos García Revenga, para responder por sus funciones como ex tesorero de Nóos, fundación que está acusada de malversar casi seis millones de euros de los gobiernos balear y mallorquín.

Por estos indicios de delito, el magistrado José Castro - al que el viernes podía apreciarse muy atareado en el juzgado número 3 de Palma -, impuso a Urdangarin y Torres una fianza de casi 8,2 millones de euros, dinero que no han abonado al emerger desavenencias entre ellos durante el proceso y que llevó al juez a declarar el embargo de sus bienes.

La cuestión ahora es si, como piden varios grupos republicanos, será llamada a declarar la infanta Cristina, dado que es la única de las cinco personas que formaban la dirección de Nóos que permanece ajena a la investigación.