Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Mundo

Ermakov: ‘No buscamos ni la guerra fría ni la caliente’

Alexei A. Ermakov indicó que la mejor salida a la crisis de Ucrania es que ésta vuelva a su cauce constitucional

Ermakov: ‘No buscamos ni la guerra fría ni la caliente’
Alexei A. Ermakov.

PANAMÁ

El conflicto en Ucrania, con más de cien muertos y la posterior anexión de Crimea a Rusia, ha desatado un pulso entre Occidente y el país liderado por Vladimir Putin que algunos expertos calificaron como un resurgimiento de La Guerra Fría y una de las confrontaciones más graves desde la caída de la Unión Soviética, en 1991. Para conocer de primera mano la interpretación soviética, el embajador de Rusia en Panamá, Alexei A. Ermakov, concedió una entrevista a La Estrella de Panamá.

¿ES JUSTIFICABLE LA INTERVENCIÓN MILIAR RUSA EN CRIMEA?

Se habla de una intervención, pero no hay tropas regulares de Rusia allí. Solamente está la base militar de la marina de guerra de Rusia, que existe de acuerdo a un tratado internacional firmado entre Rusia y Ucrania.

Y, ¿QUÉ DICE DE LOS UNIFORMES SIN DISTINTIVOS?

Se venden en cualquier tienda de Rusia y de Ucrania. Además, sabemos que en algunas partes de Ucrania estaban confeccionando uniformes rusos, especialmente para provocar.

OCCIDENTE HABLA DE GUERRA FRÍA... ¿TIENE RUSIA ESAS PRETENSIONES ?

Occidente usa muchos términos erróneos y trata de agudizar esta confrontación. Nosotros no iniciamos la Guerra Fría en aquel momento, ni tampoco queremos que se repita la situación. No buscamos ni la guerra ‘fría’ ni la ‘caliente’. Entendemos bien que vivimos en un mundo globalizado, interlazado. Estas guerras no ayudan a nada. Hay que buscar una solución política, diplomática y pacífica de los conflictos. Rusia está abierta a los esfuerzos internacionales con EEUU y la UE, que no entienden del todo cuáles son las razones de esta crisis política, económica y étnica en Ucrania. Estamos en constante contacto con nuestro presidente Putin, Obama y Jefes de Gobierno de Alemania, España, Francia e Inglaterra para buscar una salida que realmente beneficie a la paz y estabilidad de Ucrania.

ENTONCES, ¿CUÁL ES LA MEJOR SALIDA?

Ucrania debe regresar a su cauce constitucional y legítimo, interrumpido por el golpe armado de las autoridades actuales, que causó muertes y rompimiento del orden constitucional, además de haber fomentado la xenofobia contra la población rusoparlante.

¿PODRÍA DESARROLLARSE UN CONFLICTO ARMADO INTERNO TRAS LA SEPARACIÓN DE CRIMEA?

El conflicto armado en Ucrania ya está desarrollado. Los grupos de bandidos paramilitares están cometiendo actos de agresión, matanza y persecución a diferentes grupos étnicos como rusos y judíos, entre otros. Las autoridades están formando una guardia nacional con criminales. No quieren desarmarlos y envían convoyes con equipo bélico a las regiones para aplastar las protestas que, reitero, no fueron detonadas por el gobierno anterior. Por tanto, el peligro de un conflicto armado procede de las actuales autoridades al mando, lo cual nos preocupa mucho.

SIGUIENDO CON EL GOBIERNO INTERINO DE ARSENI YATSENIUK, ¿CREE QUE PUEDE HABER UN NUEVO GOLPE DE ESTADO, COMO AFIRMÓ SU CANCILLER, SERGUEI LAVROV?

No me gustaría pensar en una salida así. Sería más beneficioso que se realizase una reforma constitucional de las elecciones para que sean legítimas y evitar que se celebren por el momento las legislativas del 25 de mayo, ya que no existen las condiciones. El gobierno de las autoridades actuales no controla la situación. Unas elecciones bajo la amenaza de armas, ¿qué democracia representa para Ucrania? Este país a lo largo de los últimos 20 años ha vivido una profunda crisis política, de corrupción, que llevó a la población a vivir en condiciones de pobreza. No había límites y fue una de las causas principales por las que la gente salió a la plaza Maidán, Kiev, reclamando un cambio de gobierno. Pero para ello, existen las medidas democráticas y constitucionales. Los acuerdos del 21 de febrero de este año planeaban una salida fácil, pero las fuerzas que ahora están en el poder no lo querían. Por tanto, solamente el voto democrático y el pueblo pueden decidir el destino de Ucrania.

HABLANDO DE CORRUPCIÓN, ¿POR QUÉ RUSIA ACOGIÓ AL EXPRESIDENTE DE UCRANIA, VIKTOR YANUKOVICH, ACUSADO DE SER CORRUPTO Y DE HABER DEJADO A UN PAÍS EN QUIEBRA? SI HUBIERA SEGUIDO EN EL GOBIERNO, ¿CREE QUE SERÍA LA PERSONA ADECUADA PARA SACAR AL PAÍS DE LA CRISIS?

Le hemos ofrecido asilo por razones humanitarias. Sin duda, las autoridades radicales lo hubieran matado, de no haber huido. No obstante, como bien dijo Putin, ‘Yanukovich ha cometido muchos fallos y no tiene futuro político’. En cuanto a la corrupción, las acusaciones no han sido probadas, al contrario que con otros presidentes. Es curioso cómo las autoridades ilegítimas de Kiev están designando a multimillonarios con un pasado penal. Mire, por ejemplo, aspira a la presidencia Dmitri Yarosh, contra quien Rusia abrió una causa penal por instar a los terroristas chechenos a unir sus fuerzas contra nosotros.

VOLVIENDO A CRIMEA, ¿QUE LE PARECE LA GUERRA DE SANCIONES ENTRE OCCIDENTE Y RUSIA? ¿CREE QUE SERÁN MÁS TIBIAS DE LO QUE APARENTAN?

Estamos acostumbrados a ellas. Sobreviviremos. La restricción de los visados es ridícula, ya que siempre ha existido, lo mismo que en los suministros de altas tecnologías. En cuanto a la congelación de activos, por un decreto del presidente Putin, ningún funcionario público puede tener cuentas ni activos en el extranjero. Por otro lado, el 30% del gas de la UE proviene de Rusia. Sustituir esto es irreal y costoso para Europa, quien no está en las mejores condiciones económicas. Por ejemplo, el año pasado más de dos millones de rusos visitaron España, lo que aportó la mayor parte de ingresos turísticos. Los vínculos económicos de Alemania con Rusia crean 300 mil puestos laborales. Por tanto, cuando nos hablan de sanciones, deben pensar que éstas pueden producir un efecto búmeran. En EEUU, que tampoco tiene una economía voyante, compañías como Boeing, Coca-Cola y General Electric están en contra de las sanciones. Lo mismo opinan grandes empresarios europeos que tienen inversiones multimillonarias en Rusia que no quieren perder. Por ello, las sanciones son contraproducentes, aunque sí pueden causar cierto daño.

ANGELA MERKEL HABLABA DE QUE RUSIA PODRÍA SUFRIR UN DAÑO MASIVO POLÍTICO Y ECONÓMICO. ACABAN DE APARTAR A RUSIA DEL G8

Masivo político… vamos a ver a quién afecta más y cuál sería el deterioro político. El G8 perderá su prestigio e influencia sin Rusia. Parte de Europa y EEUU no ha superado los tiempos de la Unión Soviética. El mundo es ahora interdependiente. El daño que puedan causarnos lo superaremos con nuestros socios de China, India, países árabes y algunos de América Latina. Reorientaremos nuestros vínculos económicos y energéticos hacia ellos.

EEUU BUSCABA EL APOYO DE CHINA, ¿CREE QUE EL GIGANTE ASIÁTICO DEJARÍA DE UN LADO A RUSIA?

Para nada, ni los va a escuchar. Es una gran potencia con una política independiente y un potencial económico que crece cada día más. De hecho, Putin agradeció a China e India el apoyo que le están brindando.

EL CASO DE CRIMEA ES COMPARABLE A LA SEPARACIÓN DE KOSOVO DE SERBIA, QUE TAMBIÉN ERA ILEGÍTIMA Y EEUU APOYÓ, ADEMÁS DE INSTALAR UNA BASE MILITAR TIEMPO DESPUÉS. ¿QUÉ OPINA AL RESPECTO?

En aquel entonces, EEUU y otros europeos apoyaron y activaron la declaración de independencia de Kosovo. La reconocieron sin tomar en cuenta que la mayoría de la comunidad internacional estaba en contra. No obstante, hay que mencionar un momento muy interesante. Ni en Kosovo ni en Serbia hubo referéndum popular. Putin dijo que la situación en Kosovo fue especial, pero no es menos especial Crimea, donde más del 82% de la población asistió a votar. Es la reintegración a base de la voluntad popular.

POR ÚLTIMO, ¿PLANEA RUSIA SEGUIR EXPANDIÉNDOSE A OTRAS REGIONES?

No, aunque en nuestras regiones vive una parte considerable de la población rusoparlante, la situación es diferente. Estas regiones pertenecían a Ucrania, igual que Crimea, pero ésta fue incluida en el Estado ucraniano en 1954 por decisión voluntaria del jefe comunista de la Unión Soviética, Nikita Jruschov. Esto fue ilegítimo y ahora se está restableciendo la justicia internacional. No obstante, consideramos necesario que se respeten los intereses de las regiones adyacentes defendiendo sus derechos de manera igualitaria y dando una mayor autonomía a la toma de decisiones.