La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Mundo

Grecia intenta paliar la catástrofe de los incendios con olas de solidaridad

La ola de solidaridad se ha asemejado tanto a un tsunami que los municipios afectados han pedido que se pare de recolectar alimentos, agua y ropa

Iniciativas privadas y vecinales, autoridades y organizaciones humanitarias han reaccionado rápidamente al trauma que sufre el país a raíz de los incendios ocurridos al este de Atenas que se han cobrado ya 80 vidas.

La ola de solidaridad se ha asemejado tanto a un tsunami que los municipios afectados han pedido que se pare de recolectar alimentos, agua y ropa pues hay un exceso de oferta que no pueden gestionar.

En las últimas horas los vecinos acudieron, tanto por iniciativa propia como llamados por ayuntamientos y organizaciones, directamente a la zona afectada para colaborar con la extinción de los incendios o a distintos puntos para ofrecer medicamentos, donaciones de sangre y productos de primera necesidad.

Desde que el lunes se declararan varios incendios simultáneos por todo el país, los ciudadanos griegos reaccionaron primero con el rescate de los que huían de las llamas y ahora atendiendo a aquellos que han perdido sus hogares.

"En la playa había mucha gente de edad avanzada que no podía entrar en la embarcación. Conseguí estabilizarla con dos anclas y así, con la ayuda de un hombre, pudimos subirlos. En total rescaté a una decena de personas", contó el capitán de un pesquero que acudió a la zona la noche del incendio.

Las redes sociales como Facebook y las dramáticas imágenes que inundan los medios de comunicación han tenido un papel muy relevante en la movilización de la ayuda.

Muchas personas están abriendo sus hogares a los damnificados pero también negocios como hoteles, hospitales privados, supermercados, taxis o empresas de telecomunicaciones están al servicio de aquellos que lo necesitan en estos días de luto para Grecia.

Después de destinar ayer una ayuda inmediata de 20 millones de euros a los damnificados, el Gobierno decidió hoy dar otros diez millones para las víctimas de estos incendios que han dejado un páramo en lo que hace tan sólo unas horas eran pueblos costeros de veraneo rodeados de pinares.

Además habrá otras medidas adicionales como ayudas para la educación de las víctimas menores de edad. Por otro lado, organizaciones humanitarias como Médicos Sin Fronteras también están presentes en la zona apoyando el centro de salud de Rafina, en el epicentro de la tragedia, mediante la prestación de servicios médicos y de salud mental a los afectados, así como a través del suministro de medicamentos y material médico.

No solo los vecinos reciben ayuda, también sus mascotas, pues la organización Solidarity Now ha creado varios grupos de voluntarios que, acompañados de veterinarios, rescatan animales heridos, les atienden e intentan reunirlos con sus dueños.

Los incendios más mortíferos que se recuerdan en el país han despertado a su vez reacciones bastante menos solidarias, como las del obispo de Kalávryta, Amvrosios, conocido por simpatizar con el partido neonazi Amanecer Dorado.

"En tiempos de apostasía, Dios, que demuestra su misericordia a todos, expresa también su ira con terremotos, hambruna, epidemias e incendios", dijo Amvrosios que culpó de esto "al primer ministro ateo, Alexis Tsipras, y sus colaboradores".

El arzobispo de Atenas, Jerónimo líder de la iglesia ortodoxa griega, rechazó estas declaraciones y dijo que "Dios es amor. Dios no es venganza" y que "los puntos de vista personales tienen un límite".

Otro ejemplo nefasto se dio anoche en el partido de fútbol entre el PAOK y Basilea, cuando los hinchas de los de Salónica extendieron una pancarta que rezaba "matasteis gente en Rafina. Vendéis Macedonia por dinero", en referencia al acuerdo para el cambio de nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia.

A pesar de todo, la tónica general es la de un mar de solidaridad centrado en intentar con todas sus fuerzas apagar los últimos focos de estos trágicos incendios que han borrado del mapa decenas de hogares y vidas.