La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Mundo

Ahed Tamimi sale de prisión como ‘símbolo' de la resistencia palestina

La activista adolescente, que estuvo siete meses detenida en una cárcel israelí, fue liberada la mañana de este domingo tras cumplir la pena impuesta

El caso de Tamimi es uno de cientos de menores palestinos en cárceles israelíes.

Considerada ‘una provocadora' por Israel y convertida en un símbolo internacional de la resistencia palestina tras aparecer en un video enfrentándose a soldados, Ahed Tamimi, de 17 años, salió ayer de prisión tras cumplir casi ocho meses de condena por un tribunal militar.

Detenida el 19 de diciembre cuando tenía 16 años, el video en el que aparece junto a su madre Nariman, también liberada ayer, y a su prima en su casa de Nabi Saleh, en Cisjordania ocupada, se hizo viral y por él fue acusada de doce cargos, entre ellos, atacar a las fuerzas de seguridad, tirar piedras, participar en manifestaciones violentas, amenazas e incitación.

La Corte israelí la mantuvo en prisión preventiva al considerarla ‘demasiado peligrosa' hasta la emisión de la sentencia en marzo, cuando aceptó un acuerdo con la Fiscalía y fue condenada a ocho meses por agresión con agravante e incitación, entre otros cargos.

Para su abogada Gaby Lasky, Israel ha intentado con este caso, que ha despertado un alto interés internacional, ‘disuadir' a otros jóvenes a que sigan su ejemplo.

Pero sus actos y, también, su detención, han llevado a convertirla en una seña de identidad del activismo palestino, que a diario la compara con Juana de Arco, Ana Frank o Nelson Mandela; además de un recordatorio de los menores palestinos que hay en cárceles israelíes.

El suceso con los soldados grabado en video el 15 de diciembre es solo el último de una serie de enfrentamientos entre la joven de larga melena rubia —llamativa en esta zona— y las fuerzas de seguridad israelíes.

La llamativa melena, los ojos claros y el rostro congestionado por la ira de Ahed fueron difundidos en los medios durante años, al igual que el resto de niños del pueblo, que por decisión del clan fueron incluidos en actividades de protesta ‘para ayudarles a procesar su realidad'.

El caso ha movilizado a escritores, artistas y académicos de Estados Unidos, entre ellos Rosario Dawson o Angela Davis, y ha dado visibilidad a la situación de 291 menores palestinos encerrados en cárceles israelíes.