La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Mundo

Reflexiones sobre la situación en Ucrania

Desde entonces Rusia, a tenor del derecho internacional, ejerce su soberanía y jurisdicción en las aguas adyacentes a la península de Crimea, incluyendo el estrecho de Kerch.

Reflexiones sobre la situación en Ucrania

El 15 de diciembre de 2018, en el periódico La Estrella de Panamá fue publicada una entrevista del embajador ucraniano para México y Centroamérica Ruslán Spírin sobre el contexto complicado de las relaciones entre Rusia y Ucrania. Quisiera compartir con los lectores el punto de vista ruso referente a este tema.

Primero, Rusia nunca ha anexado la península de Crimea. La República de Crimea y la ciudad de Sevastopol pasaron a ser regiones rusas tras el referendo celebrado en marzo de 2014, en el cual la mayoría absoluta - más del 90% de los habitantes se pronunció por la integración con nuestro país. Así se realizó uno de los derechos fundamentales internacionales - el de libre determinación de los pueblos.

Desde entonces Rusia, a tenor del derecho internacional, ejerce su soberanía y jurisdicción en las aguas adyacentes a la península de Crimea, incluyendo el estrecho de Kerch. El 25 de noviembre de 2018 tres buques militares de Ucrania cruzaron ilegalmente la frontera en esta zona, dirigiéndose hacia el estrecho. No respondieron a los llamamientos y varios avisos de los barcos y lanchas de guardafronteras del Servicio Federal de Seguridad y la Flota del Mar Negro de Rusia, realizaron maniobras peligrosas, creando una amenaza para la navegación normal y obligando de esta manera a los guardafronteras rusos a recurrir a la fuerza. Era evidente una provocación bien organizada que se planeó en un lugar y una forma determinada con el fin de atizar un nuevo foco de tensión en la región, crear premisa para reforzar las sanciones contra Rusia. El incidente buscó asimismo distraer la atención de los problemas políticos internos de Ucrania en vista de los comicios presidenciales programados para la primavera de 2019. Lo confirma la decisión posterior de Kiev de declarar el estado de guerra en el país.

Segundo, en lo que se refiere a las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk, Rusia ha afirmado en repetidas ocasiones que todo lo que está pasando es un asunto interno de Ucrania.

Después de protestas y disturbios que tuvieron lugar en la ciudad de Kiev a finales de 2013 - principios de 2014, así como la destitución ilegal del entonces Presidente Viktor Yanukóvich, el pueblo de Donetsk y Lugansk manifestó su preocupación principalmente por el ascenso de grupos nacionalistas ucranianos dentro del gobierno interino y levantó diversas demandas razonables de tomar en cuenta los interés del este de Ucrania. Sin embargo, el gobierno de Kiev manifestó su rechazo a dichas iniciativas y prefirió el conflicto armado al dialogo pacífico.

El 12 de febrero de 2015 fueron firmados los Acuerdos de Minsk que implementaron un alto el fuego inmediato y que establecieron los pasos concretos para resolver la disputa. Lamentablemente, desde entonces las autoridades ucranianas violaron en numerosas ocasiones sus obligaciones estipuladas en dichos acuerdos, organizando provocaciones armadas en la zona, aumentando la presencia militar en el sureste del país, recibiendo abiertamente armamentos letales, lo que no trae paz ni ayuda a resolver el problema. Con este motivo, Rusia siempre ha exhortado al gobierno ucraniano que abandone la lógica de la confrontación y cumpla de una vez sus obligaciones de iniciar una verdadera reforma constitucional con la participación equitativa de todas las regiones del país.

Tercero, según el Sr. Spirin los radicales ucranianos ahora casi no tienen representación en el gobierno, ni en el parlamento. Sin embargo gozan del apoyo amplio de las autoridades locales, que les permiten realizar ataques con piedras, petardos y bombas de humo a la Embajada y los consulados generales de Rusia en Ucrania, causando daños, arriesgando la vida de los funcionarios de las representaciones diplomáticas rusas y violando su inmunidad incondicional en conformidad con las normas de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961.

A pesar de que nuestras relaciones bilaterales viven una crisis, Rusia nunca fue partidaria del empeoramiento o la rotura de las relaciones con Ucrania, ya que sería poco sensato dar pasos que podrían dañar aún más los intereses de los pueblos hermanos de los dos países.

EMBAJADOR DE RUSIA EN PANAMÁ

PANAMA