La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Sep de 2019

Mundo

El Ejército sirio intensifica sus ataques al último bastión rebelde, según una ONG

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que la aviación militar llevó a cabo decenas de bombardeos en Idlib

La zona es de gran importancia porque es la puerta de entrada a las áreas bajo control rebelde en Sahl al Gab (planicie situada entre Hama e Idlib) y por ella pasa la carretera Latakia-Alepo.

Las fuerzas gubernamentales sirias intensifican hoy sus ataques contra la provincia de Idlib, después de haberse hecho ayer con el control de toda la de Hama, en el intento de seguir avanzando hacia el norte en el último bastión de las facciones armadas opositoras.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que la aviación militar llevó a cabo decenas de bombardeos en la parte sur y sureste de Idlib, en el noroeste del país, acompañada por aparatos de Rusia, principal aliado del presidente sirio, Bachar al Asad.

El Ejército también lanzó cientos de proyectiles de artillería y misiles que, junto con los bombardeos, tuvieron como objetivo varias poblaciones de Idlib y fueron sobre todo intensos en la zona ubicada entre la localidad de Jan Shijún y la de Maarat al Numan.

Jan Shijún fue conquistada esta semana por las tropas de Damasco, que ahora se disponen a avanzar hacia el norte.

Maarat al Numan es la primera población destacada que hay en su camino y cuya importancia radica en que se encuentra en la autopista que une la capital siria con Alepo, principal centro comercial e industrial del norte del país.

Según el Observatorio, también se han registrado ataques aéreos y de artillería en el sur de la provincia de Alepo y en las montañas de la mediterránea Latakia, donde todavía hay presencia de grupo armados opositores al Gobierno de Al Asad.

La ONG -con sede en Reino Unido, pero una amplia red de colaboradores sobre el terreno- agregó que las tropas y sus aliados se han enfrentado a los combatientes opositores de tendencia islamista y yihadista en la zona de Kabana, en el extremo noreste de Latakia, donde estos últimos controlan varias colinas estratégicas.

La zona es de gran importancia porque es la puerta de entrada a las áreas bajo control rebelde en Sahl al Gab (planicie situada entre Hama e Idlib) y por ella pasa la carretera Latakia-Alepo.

Ayer el Ejército sirio declaró "libre del terrorismo" el norte de la provincia de Hama, después de conquistar las últimas áreas en manos de sus oponentes, incluida la zona de Morek, donde se sitúa un puesto de observación de Turquía (valedora de la oposición).

De momento, se desconoce el destino de las tropas turcas desplegadas en ese puesto, pero Ankara no ha roto aún el acuerdo con Moscú sellado el pasado septiembre, en virtud del cual fue establecida una zona desmilitarizada en torno a Idlib.

Ese pacto paró una ofensiva gubernamental sobre el último bastión rebelde que parecía inminente en aquel momento, pero Damasco nunca ha renunciado a recuperar el control de la región y todo indica que en esta ocasión va a concluir su misión.