Panamá,25º

21 de Nov de 2019

Mundo

El Gobierno paquistaní descarta la dimisión de Imran Khan por las masivas protestas

Ante el ultimátum que lanzó este viernes la oposición, el líder paquistaní no dimitirá a su posición

Unas 35.000 personas se manifestaron ayer en Islamabad en unas masivas protestas en busca de la dimisión de Khan por supuesto fraude durante las elecciones de 2018.T. MUGHAL | EFE

El Gobierno paquistaní afirmó este sábado que el primer ministro, Imran Khan, no dimitirá en respuesta al ultimátum que lanzó el viernes la oposición, que dio dos días al gobernante para que abandonase su cargo en medio de protestas masivas en la capital.

"No habrá discusión acerca de ello. La dimisión (de Khan) está fuera de cuestión", afirmó en una rueda de prensa Pervez Khattak, ministro de Defensa y jefe del equipo gubernamental que negocia con la oposición.

Khattak dijo además que el lunes presentarán una denuncia en los tribunales contra Fazlur Rehman, el presidente del partido Jamiat Ulema-e-Islam (JUI-F), organizador de la protesta, porque afirmó que arrestaría a Khan.

Unas 35.000 personas se manifestaron ayer en Islamabad en unas masivas protestas en busca de la dimisión de Khan por supuesto fraude durante las elecciones de 2018, supuestamente organizado por el Ejército.

Los manifestantes han acampado en la capital, adonde llegaron el jueves tras comenzar una marcha desde la sureña ciudad de Karachi el domingo.

Además del JUI-F, los principales partidos opositores como la Liga Musulmana de Nawaz Sharif o el Partido Popular de los Bhutto, se han unido a la protesta.

Rehman anunció ayer que daba un plazo de dos días a Khan para que dimitiese, aunque no ofreció detalles de que acciones tomará si la dimisión no se produce.

Durante su discurso, el político islamista acusó a los poderes establecidos - eufemismo con el que hizo referencia al todopoderoso Ejército- de aupar al poder a Khan.

Ayer por la noche, el portavoz del Ejército, el general mayor Asif Ghafoor, advirtió de que "no se permitirá a nadie crear inestabilidad en el país" y aseguró que el ente marcial no se entromete en política.

"Las Fuerzas Armadas de Pakistán son una institución imparcial que siempre apoya a los Gobiernos elegidos democráticamente", dijo Ghafoor en una entrevista en televisión.

El Ejército ha gobernado el país casi la mitad de su historia desde su independencia en 1947 e incluso en los periodos democráticos ejerce una gran influencia.

Se trata del primer desafío multitudinario de la oposición después de que el partido Pakistán Tehreek-i-Insaf (PTI) de Khan ganase las elecciones de julio de 2018 entre denuncias de fraude electoral, supuestamente organizado por el Ejército.