Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Mundo

Elecciones en el Reino Unido, choque de programas para el 'brexit'

Los británicos tendrán que votar por tercera vez en menos de cuatro años en medio del empatado debate del “brexit”. Los conservadores apuntan a conseguir una mayoría absoluta en el Parlamento mientras que los laboristas apuestan a una discurso más social

Elecciones en el Reino Unido, choque de programas para el 'brexit'

Tras meses de incertidumbre, este 12 de diciembre los británicos irán a las urnas para decidir quién quedará al frente del Reino Unido, esto a menos de tres meses del divorcio definitivo con la Unión Europea (UE).

Pospuesta la salida por tercera vez, en esta ocasión para el próximo 31 de enero, la nueva “fecha definitiva” marca una campaña electoral donde laboristas y conservadores chocaran en lo que se perfila ya como un segundo referéndum sobre el “brexit”.

El primero que ha apostado a polarizar el debate en torno al divorcio con la UE es el Partido Conservador al mando del actual primer ministro, Boris Johnson, que espera que el “brexit” ocurra lo antes posible bajo los recientes acuerdos con Bruselas.

Esta estrategia coloca a Johnson en una posición similar a la de su antecesora, la también conservadora Theresa May, que vendió su acuerdo como el “mejor posible”.

Una jugada que espera ayude no solo a enfrentar a su principal rival, el Partido Laborista, sino también le permita ganar apoyos de las bases del Partido del Brexit de Nigel Farage, que directamente plantea un “brexit duro”.

Elecciones en el Reino Unido, choque de programas para el 'brexit'

Al otro lado se encuentra el laborista Jeremy Corbyn, que ya adelantó que de ganar volverá a preguntar a los británicos vía referéndum si aún quieren abandonar la UE, evitando tomar posición personal sobre su respaldo o rechazo a dejar el bloque comunitario. Esta estrategia pretende disputar los votos a los liberales que desde el principio han propugnado por la permanencia en la Unión Europea, una posición compartida por parte de los electores laboristas en el que conviven también sectores que respaldan el “brexit”.

Fue precisamente la ambivalencia de Corbyn ante la salida de la UE, uno de los aspectos más cuestionados por Johnson durante el primer debate televisado el pasado martes y que le ha costado críticas dentro del laborismo.

Pese a lo anterior, Corbyn ha preferido enfocar su estrategia electoral en lo económico ante el hastío de la población sobre el “brexit”, prometiendo medidas contra la desigualdad social, renacionalización de históricas empresas estatales como la ferroviaria o la eléctrica, además de una mayor inversión en la salud y educación pública; al tiempo que cuestiona a Johnson de querer dejar la puerta abierta del “brexit” para privatizar el sistema sanitario público, algo negado por el político “tory”.

Johnson, a quien la mayoría de los sondeos coloca por encima de Corbyn, apuesta a alcanzar la mayoría absoluta con 360 de 650 escaños en el Parlamento, lo que le permitiría dar luz verde a su acuerdo del “brexit” que por ahora cuenta con el beneplácito del sector más euroescéptico de su partido.

De acuerdo con un sondeo de YouGov publicado la semana pasada por Reuters, los conservadores obtendrían un 54% de apoyo de los electores frente al 28% de los laboristas. Los liberales alcanzarían el 15% de respaldo.

Más allá de las encuestas, por el momento no se podría descartar que los “tories” no alcancen la mayoría absoluta lo que empujaría a Johnson ya sea a dimitir o intentar formar un gobierno de minoría, este último escenario lo obliga a negociar con los partidos más pequeños como el Partido Nacional Escocés o el colectivo de los democrata liberales, ambos pro UE y que ya han descartado pactar con los conservadores.