La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Venezuela

Venezuela, ¿cuál será el desenlace?

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, asegura que derrotará a los que califica de ‘golpistas', pero la crisis económica y social que atraviesa el país sudamericano es compleja

La actual crisis que atraviesa el chavismo no es la primera a la que hace frente en los 20 años que lleva en el poder, desde que el desaparecido Hugo Chávez (1999-2013) irrumpiera en el escenario político venezolano; sin embargo, la actual situación deja entrever nuevos elementos y actores, en los posibles escenarios que podrían abrirse en los días venideros.

Una de estas posibilidades es que el gobierno de Nicolás Maduro, cuestionado por la gran mayoría de los países de América Latina y la Unión Europea (UE), sobreviva a esta crisis y se imponga frente a la presión interna y externa.

‘Hermanos cubanos, ustedes están bienvenido a quedarse en esta patria, ahora, fuera de las Fuerzas Armadas, fuera de los puestos de decisión'.

‘Los vamos a derrotar', aseguró Maduro tajante durante una reunión con la prensa internacional, en referencia a los sucesos recientes, reporta la cadena VTV .

‘Yo estoy comprometido con el diálogo nacional', agregó, aludiendo a la posibilidad de un acercamiento con la oposición venezolana.

De momento, la mayoría de los poderes del Estado han cerrado filas en torno a Maduro, luego de que el jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento), de mayoría opositora, Juan Guaidó, se autoproclamara como presidente interino, en uno de los mayores desafíos al mandato del gobernante chavista.

Entre las piezas claves se encuentra el Ejército. A través del ministro de Defensa, Vladimir Padrino, las fuerzas armadas respondieron a Guaidó, calificando su accionar como ‘golpe de Estado' y como atentado ‘contra la paz de todos los venezolanos', según la agencia EFE .

‘Mientras el régimen de Maduro controle el territorio y goce del apoyo del ejército, tendrá ventaja' sobre la oposición. Lo indicado por Mariano de Alba, experto en la crisis venezolana y que se encuentra radicado en Washington, arroja luz sobre la situación venezolana.

Sin embargo, a pesar de su fuerte crítica a Guaidó la cúpula militar venezolana ha reiterado su deseo de encontrar una solución pacífica a la actual crisis. En este sentido, si Maduro ordenase cargar contra la población, los militares podrían negarse y cambiar su posición.

A su vez, la Fiscalía, que se pronunció con igual fuerza sobre el opositor, tampoco ha puesto en marcha una orden de arresto contra el presidente del Parlamento.

Y es que el magistrado Juan José Mendoza, presidente de la Sala Constitucional del Supremo de Venezuela, exhortó el miércoles a la Fiscalía a ‘determinar las responsabilidades que pudieran tener los integrantes' del Parlamento por conductas de ‘tipo delictivo'.

Otro factor a considerar es que la crisis que atraviesa el país sudamericano se diferencia de los sucesos previos —como el Golpe de Estado del 2002—, en tanto que Venezuela actualmente atraviesa una difícil crisis económica y humanitaria, a la cual el actual gobierno de Maduro ha contribuido.

El éxodo forzado de muchos venezolanos que abandonan su país se ha convertido en una carga para las otras naciones de la región, en especial Colombia y Brasil, que han modificado sus políticas migratorias. El efecto colateral ha sido un repunte en la xenofobia.

¿INTERVENCIÓN DE EE.UU.?

En caso de que el gobierno chavista decida arrestar al autoproclamado presidente interino de Venezuela, el suceso supondría un claro desafío a Estados Unidos (EE.UU.), que, desde la autoproclamación de Guaidó, fue el primer Gobierno en ofrecer su apoyo al opositor venezolano.

Previo al anuncio del presidente del Parlamento venezolano, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, había publicado un video en su cuenta de Twitter en el que exhortaba a los venezolanos a oponerse al Gobierno de Maduro. Con las siguientes palabras, Washington reafirmó su apoyo: ‘Estamos con ustedes'.

Otro posible escenario: que Washington no acepte el ultimátum de Maduro, quien dio 72 horas al personal de la embajada estadounidense en Caracas. ‘Hasta el domingo tienen las 72 horas para retirarse de Venezuela, para marcharse de Venezuela', insistió Maduro.

El senador estadounidense, Marco Rubio, advirtió en un tuit que el único que podía retirar las credenciales de los diplomáticos estadounidenses residiendo en Venezuela es Guaidó, dado que EE.UU. reconoce a este como el presidente legítimo del territorio venezolano.

‘Maduro no tiene ninguna autoridad para expulsar a nadie', dijo Rubio, y advirtió al líder chavista no tentar el temperamento del presidente de EE.UU., Donald Trump.

No obstante, el Departamento de Estado de EE.UU. ya dio la orden de evacuación de todo su personal no esencial en Venezuela y recomendó a los nacionales de su país en Venezuela, residentes o turistas, considerar abandonar el país ‘mientras los vuelos comerciales sigan disponibles'.

Si bien el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, advirtió que las relaciones diplomáticas seguirán abiertas ‘a través del Gobierno interino de Guaidó'.

Washington también solicitó una reunión del Consejo de Seguridad para tratar la crisis venezolana, según reveló en un breve tuit la delegación estadounidense en la sede de las Naciones Unidas (ONU), cita que tendrá lugar hoy.

Además, Pompeo anunció que participará en dicha reunión, en donde ‘hará un llamamiento para respaldar el Gobierno transitorio en su misión de restaurar la democracia y el imperio de la ley'.

No obstante, de proponer cualquier medida de carácter fuerte sobre Venezuela, la posibilidad de que esta finalmente proceda enfrentará al veto de Rusia, aliado del Gobierno venezolano.

Si bien no necesariamente la medida sea de carácter militar, EE.UU. si puede intentar imponer un embargo petrolero al país con las mayores reservas de oro negro en el mundo.

En su más reciente declaración, el presidente ruso, Vladímir Putin, abordó en una reunión con su Consejo de Seguridad la situación en Venezuela, que rechazó cualquier ‘injerencia exterior'.

Un día antes, Putin mantuvo una conversación telefónica con Maduro, al que le expresó el respaldo de Moscú. A su vez, el mandatario ruso abogó por la ‘búsqueda de soluciones dentro del cauce constitucional y la superación de las diferencias en la sociedad venezolana a través del diálogo'.

El diálogo no es una exigencia particular de uno de los mayores aliados de Caracas. Es una solicitud que han hecho también la ONU y UE, apoyadas por naciones latinoamericanas con una posición más neutral, como es el caso de México y Uruguay. No obstante, el bloque europeo parece moverse en una dirección común: de exigir a Maduro que convoque nuevas elecciones, ya que las realizadas en 2018 no son reconocidas por la comunidad internacional.

Ayer, los embajadores de los 28 miembros de la Unión Europea mantuvieron una reunión para presentar una nueva declaración conjunta del bloque europeo sobre la situación venezolana.

NUEVAS MOVILIZACIONES

Mientras Maduro aseguraba que derrotarán a los que promueven el ‘golpe de Estado', Guaidó llamó a una nueva movilización para la próxima semana y a participar en otras dos actividades para el fin de semana en contra del actual gobierno, al cual tacha de ilegítimo.

En su primera aparición pública desde que se adjudicó las competencias del Ejecutivo, el presidente del Parlamento ha pedido a las asambleas populares en los 335 municipios a prepararse para una ‘gran movilización'.

‘Es hora de que salgan los cubanos y se retiren de los puestos de decisión (...) hermanos cubanos, ustedes están bienvenidos a quedarse en esta patria, ahora, fuera de las Fuerzas Armadas, fuera de los puestos de decisión', agregó.