La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Venezuela

Moneda venezolana se deprecia un 24.55% en medio de crisis de gobernabilidad

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, decretó un aumento salarial de 300 % y tomó otras medidas de "corrección" a su programa económico

Venezuela atraviesa una crisis económica.

La moneda venezolana, el bolívar, perdió un 24.55% de su valor con respecto al dólar en la última subasta del mercado oficial de divisas (Dicom), un dato que informó este domingo el Banco Central en medio de la grave crisis de gobernabilidad que atraviesa el país.

La puja del pasado viernes arrojó como resultado que cada dólar se cambie en los canales regulares por 2.084,39 bolívares, un considerable salto desde los 1.572,55 de la subasta del miércoles.

Así, el salario mínimo mensual de 18.000 bolívares se traduce en solo 8,64 dólares, que condenan a la extrema pobreza -según Naciones Unidas, que fijó en 1,20 dólares diarios el umbral de la miseria- a los cuatro millones de trabajadores que lo perciben.

La tasa de cambio es aún mayor en el mercado paralelo, ilegal atendiendo al férreo control que existe en la nación sudamericana desde 2003 y que reserva al Estado el manejo y adjudicación de la divisa estadounidense.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, decretó a inicios de mes un aumento salarial de 300 % y tomó otras medidas de "corrección" al programa económico que lanzó en agosto pasado, y que han criticado opositores y expertos por considerarlo combustible para la hiperinflación que padece el país.

La constante devaluación del signo local ocurre en medio de la elevada tensión política que sacude a Venezuela luego de que el jefe del Parlamento, el opositor Juan Guaidó, se adjudicara las competencias del Ejecutivo ante la "usurpación" que, considera, hace Maduro de la Presidencia.

El líder chavista se impuso con holgura en los comicios de mayo pasado, a los que no se presentó el grueso de la oposición por considerarlos fraudulentos.

Por ello, el antichavismo afirma que "usurpa" la Presidencia, al estimar que su segundo mandato de seis años es "ilegítimo" y, por tanto, el Poder Ejecutivo recae en el jefe del Parlamento hasta que sean convocadas nuevas elecciones, según la interpretación que hacen de varios artículos de la Carta Magna.