Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Nacional

Feligreses siguen firme por su Cristo

VERAGUAS. La eucaristía dominical en la Basílica San Miguel Arcángel fue diferente. Y es que luego de los incidentes suscitados en el ...

VERAGUAS. La eucaristía dominical en la Basílica San Miguel Arcángel fue diferente. Y es que luego de los incidentes suscitados en el distrito de Atalaya, en los cuales los feligreses exigieron la salida del cura párroco Gilberto Hernández, las autoridades de la Iglesia Católica optaron por sustituir a los sacerdotes que laboran en el templo para evitar nuevos conflictos con la comunidad.

Por ello, ayer fue un domingo diferente para los católicos del distrito de Atalaya, pues en medio de la vigilia que mantenían cientos de feligreses que exigen la devolución de la imagen original del Cristo Nazareno, dos nuevos sacerdotes fueron los encargados de celebrar las misas matutinas y vespertinas.

Pero los ánimos de los parroquianos aún no han podido ser calmados. Nuevamente fue necesaria la presencia de unidades de la Policía Nacional y agentes de seguridad privados para que mantuvieran la vigilancia y custodia de la casa cural y de la Basílica de Atalaya.

Los sacerdotes nuevos que oficiaron las eucaristías son: Isaías Hernández y Reginio Aguilar.

Aunque ayer la situación en Atalaya estuvo más calmada, desde horas de la madrugada cientos de feligreses se apostaron en una vigilia permanente en las afueras del templo, con velas encendidas y pancartas con la imagen original del Nazareno, anunciando que no descansarán hasta que se les devuelva el verdadero Señor de Atalaya.

Monseñor Óscar Brown, obispo de Veraguas, admitió el viernes que la imagen mal restaurada que causó la polémica, tampoco es la original y se comprometió a traer la verdadera. No obstante, esto encendió pasiones en contra entre los lugareños hasta el punto de sitiar la propia basílica.

Para hoy lunes a las 2:00 p.m., el Comité por la Defensa de los Intereses del Pueblo Atalayero ha convocado a una procesión que se realizará en los alrededores del templo, con el fin de protestar y exigir la devolución de la imagen.