22 de Feb de 2020

Nacional

Esposa de Murcia culpa a gobierno colombiano

COLOMBIA. Johanne Ivette León Bermúdez, esposa del cerebro de la “financiera” colombiana DMG, declaró ayer a la emisora W de Bogotá que...

COLOMBIA. Johanne Ivette León Bermúdez, esposa del cerebro de la “financiera” colombiana DMG, declaró ayer a la emisora W de Bogotá que el derrumbe de la comercializadora de bienes y servicios fue culpa de la intervención del Gobierno.

“Si en este momento están las cosas como están, fue por la intervención del Gobierno”, dijo desde Montevideo, antes de que un juez uruguayo autorizara, precisamente, su extradición a Colombia ayer.

La joven colombiana fue detenida el pasado 13 de enero en Montevideo, bajo la acusación de lavado de dinero procedente del narcotráfico, cargos de los que también está acusado su marido, el empresario David Murcia Guzmán.

Entre tanto, David Murcia tiene previsto para el día de hoy, una audiencia preparatoria para su juicio luego de que sus abogados solicitaran una prórroga para poder preparar su defensa en el proceso en Colombia.

El empresario colombiano se encuentra en prisión en su país acusado de estafa y supuesta captación ilícita de dinero con fondos del tráfico de drogas, cargos por los que también se le acusa en Panamá, de donde se le deportó en noviembre de 2008. “Nosotros en ningún momento le quedamos mal a nadie. Trabajamos duro para que todo funcionara para que se volviera comercializadora multinacional”, replicó la esposa de Murcia. “No nos equivocamos en nada, el error fue del Gobierno colombiano. Hasta (que) el Gobierno colombiano intervino, hasta ahí llegó toda nuestra responsabilidad. No hubo errores” en la empresa, insistió.

Por otra parte, dijo desconocer actividades y contactos políticos de su esposo. Según León, no tiene ningún inconveniente en acudir ante las autoridades judiciales de Colombia para aclarar las responsabilidades que le atribuyen. En diálogo con W Radio, Johanna Ibeth, de 25 años, negó que la compañía DMG afrontara problemas por flujo de dinero, pero admitió que el único inconveniente que afrontaban era el transporte de los recursos.