27 de Feb de 2020

Nacional

Narcos se disputan rutas marítimas

PANAMÁ. El Bloque de Búsqueda de la Policía Nacional inició la cacería contra los principales cabecillas de una poderosa banda de narco...

PANAMÁ. El Bloque de Búsqueda de la Policía Nacional inició la cacería contra los principales cabecillas de una poderosa banda de narcos mexicanos, acusados de haber ajusticiado a los presuntos narcotraficantes colombianos José Antonio Bello e Idler Hernández.

Una fuente policial, que pidió reserva de su nombre, aseguró que éste es el operativo más grande realizado por los organismos policiales panameños, desde que se desató la guerra entre las mafias colombiana y mexicana.

En menos de 24 horas se realizaron trece allanamientos en residencias y apartamentos, ubicados en los sectores de Punta Paitilla y Bella Vista, donde se presume permanecían escondidos los sicarios que asesinaron a los dos colombianos. Todo indica que Bello y Hernández fueron ajusticiados por sicarios mexicanos, en la disputa por controlar las principales rutas marítimas panameñas, usadas para intercambiar, entre otras cosas, fusiles AK-47 por drogas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Por otro lado, el jefe de narcóticos del Ministerio Público, Rafael Guerrero, elaboró un informe sobre los tentáculos del narcotráfico en territorio panameño

El informe revela que los narcos colombianos y mexicanos que controlan el trasiego de drogas hacia Centro y Sur América, han estado sembrado el terror en la población panameña.

Según Guerrero, la principal captura ocurrió el año pasado. Se trata del capo colombiano, William Tamayo Hernández, quien era el testaferro del heredero del Cartel del Norte del Valle, Juan Carlos Ramírez Abadía alias “Chupeta”, extraditado hacia Estados Unidos.

Tamayo Hernández, enlace entre el Cartel del Norte del Valle y una banda de narcos mexicanos, fue deportado hacia Estados Unidos, donde enfrenta cargos por los delitos de narcotráfico y lavado de dinero.

También fue puesto fuera de circulación el mexicano, Edgard Gutiérrez López, de 30 años, quien introdujo al país 2.5 millones de dólares para comprar un cargamento de cocaína. El mexicano fue detenido en una residencia, en el sector de El Crisol, en la capital.

En el operativo también decomisaron 200 kilos de cocaína que serían entregados a dos mexicanos.