27 de Feb de 2020

Nacional

Mujeres reclaman su espacio

PANAMÁ. Hace 68 años, cuando se acababa de reconocer el derecho a voto y la ciudadanía a las mujeres en Panamá, la participación de est...

PANAMÁ. Hace 68 años, cuando se acababa de reconocer el derecho a voto y la ciudadanía a las mujeres en Panamá, la participación de este sector en política superaba a la de los hombres. Hoy, la situación ha cambiado y actualmente enfrentan grandes retos, entre ellos superar barreras culturales que las tienen postergadas, según Elia Tulipano, presidenta del Foro Nacional de Mujeres de Partidos Políticos.

Uno de esos retos es revertir el bajo perfil de las mujeres en cargos de elección popular.

Tulipano asegura que a pesar de que el Tribunal Electoral (TE) exhorta a los partidos políticos a que cumplan con la ley que regula la participación femenina en la política en un 30%, la norma no es vinculante.

Ayer, miembros del Foro Nacional de Mujeres de Partidos Políticos entregaron a José Octavio Bordón, jefe embajador de la misión electoral de O.E.A. una denuncia por la falta de efectividad del 10% del presupuesto entregado a los colectivos, que debe ser utilizado para capacitar a las mujeres que pretenden participar en las elecciones.

Para el analista y sociólogo Marco Gandásegui hijo, la poca participación de mujeres en la política no se debe a la cultura machista de los panameños sino más bien a la estructura social.

Mientras que Irasema de Ahumada, secretaria de Capacitación Política del Foro Nacional de Mujeres de Partidos Políticos afirma que esa organización ha agotado todos los recursos, pero la discriminación de las mujeres en la política persiste, por una simple razón: problemas culturales.

“Siempre hay apoyo para los hombres y regateo de recursos para las mujeres”, indicó Ahumada.

El sociólogo asegura que a pesar de que las mujeres tuvieron momentos de grandes logros como a principios del siglo XX y XXI, cuando una mujer llegó a la Presidencia de la República, se han estancado por el fenómeno que los empresarios llaman ‘flexibilidad general’.

La participación de las panameñas en la política se remonta a 1941, cuando se les reconoce el derecho de ciudadanía y el de ejercer el voto a los 21 años, si podían demostrar que sabían leer y escribir. La Constitución de 1946 reconoce plenamente este derecho y prohíbe expresamente la formación de partidos políticos con base en raza, sexo o creencias políticas.