Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Nacional

Gobierno sanará la división Naso

José Isaac Acosta es de la comunidad de Ñurum de la Comarca Ngöbe Buglé. Es economista egresado de la Universidad Nacional y militante d...

José Isaac Acosta es de la comunidad de Ñurum de la Comarca Ngöbe Buglé. Es economista egresado de la Universidad Nacional y militante del Partido Unión Patriótica.

¿CUÁL ES LA POLÍTICA DE LA ADMINISTRACIÓN MARTINELLI CON RESPECTO AL PROYECTO HIDROELÉCTRICO EN TERRITORIO NASO?

El vicepresidente, Juan Carlos Varela, anunció que el país necesita energía eléctrica y que el proyecto en la Quebrada Bonyic irá adelante. No obstante, esto no significa en lo absoluto que esta política vaya a lesionar los intereses sociales, ni mucho menos imponer un proyecto que desconozca las indemnizaciones y los derechos de las poblaciones afectadas. Como prueba de ello, está la administración, y específicamente el Ministerio de Gobierno y Justicia que, en cuanto al conflicto heredado, la empresa, el gobierno, y la comunidad afectada, se sentarán en una mesa a asumir las responsabilidades y hacer las tareas que fueron omitidas en su momento. Se va a consultar. No se va a imponer a la fuerza.

SU POLÍTICA, ENTONCES, SERÁ A LA INVERSA DE LO QUE HIZO EL GOBIERNO ANTERIOR?

No entendemos por qué el gobierno dejó de jugar su papel. El gobierno es un ente rector. El gobierno invita a la empresa, pero esto no significa que se va a dejar a la empresa sola con la comunidad. La administración Martinelli sí va a desempeñar su papel de rector y mediador. Como ejemplo, puedo citar las reuniones que el ministro José Raúl Mulino celebra con representantes del pueblo Naso y de la empresa Ganadera Bocas para resolver el problema de manera conjunta.

¿CÓMO VAN A MANEJAR EL PROBLEMA, QUE TAMBIÉN ES HEREDADO, QUE EN ESTE MOMENTO, NO HAY NADIE QUE PUEDA HABLAR CON AUTORIDAD POR LA COMUNIDAD NASO?

Es interés de este gobierno ordenar la institucionalidad. Nosotros nos hemos propuesto un plan de trabajo que en menos de un mes y medio debemos contribuir, involucrando a todas las partes, a buscar una salida a esta institucionalidad, para que haya entre los nasos gobernabilidad que es genuina y democrática.

Tenemos que sentar a los señores Valentín Santana y Tito Santana. Ambos quieren trabajar para la comunidad. Ahora le corresponde al Estado invitarlos, para que se llame a una elección donde quien gane sea reconocido y quien pierda, acepte la derrota, porque no se está trabajando por personas, se está trabajando por una población.

UNA DE LAS QUEJAS QUE OÍ EN TERRITORIO DE LOS NASOS ERA QUE EN LA ELECCIÓN DEL 2005. ¿EL GOBIERNO IMPUSO LA LEY ELECTORAL PANAMEÑA SIN RESPETAR LAS INSTITUCIONES NASO?

La participación del Tribunal Electoral no va a ser igual que en una elección nacional. Va a ser garante de que el proceso se haga ordenadamente y que el conteo cumpla con los requisitos. Lo que queremos compartir e implementar con el Tribunal Electoral es que el reglamento para llamar y llevar a cabo al proceso nazca del sentir de la comunidad, y que el Estado reconocería este reglamento.

AHORA LA PALABRA MÁGICA.. ¿HABRÁ COMARCA NASO?

Lo que puedo decir con certeza es que el territorio Naso será delimitado y entregado a sus autoridades para que hagan el mejor uso de sus tierras. La Ley 72 de 2008 establece que todas comunidades o poblaciones indígenas, que no están dentro de una comarca, tendrán su territorio delimitado y reconocido como tierras colectivas de propiedad indígena.

ES DECIR QUE NO HABRÁ COMARCA, SINO OTRA COSA SIMILAR. YO PUEDO ACEPTARLO, PERO YO NO SOY NASO.

¿UD. CREE QUE LA LEY DE TIERRAS COLECTIVAS VA A SATISFACER LAS ASPIRACIONES DE ELLOS?

El concepto de comarca está asociado con poblaciones grandes distribuidas sobre vastas extensiones de territorio. En Darién, donde las comunidades indígenas no tienen esas extensiones, nace el concepto de tierras colectivas, cuya estructura y organización es prácticamente igual que la comarca. En el caso de los nasos, estamos hablando de 150 mil hectáreas para unas tres mil personas. Yo creo, y estamos conscientes, de que con una ley de tierras colectivas, que esté debidamente reglamentada, no habrá mayores problemas. La razón de ser de todas las luchas indígenas es que sus tierras sean demarcadas y sean de su propiedad. La administración, y la satisfacción de las aspiraciones, llámese comarca o se le llame de otra forma.