Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Nacional

‘La meta es construir hasta 80 mil casas’

Carlos Duboy tenía 15 años de trabajar como administrador en la empresa privada, cuando el presidente Ricardo Martinelli lo sorprendió a...

Carlos Duboy tenía 15 años de trabajar como administrador en la empresa privada, cuando el presidente Ricardo Martinelli lo sorprendió al nombrarlo ministro de Vivienda, casi tres semanas después de las elecciones del 3 de mayo.Hoy, un poco asustado de la burocracia que hay dentro del sistema estatal, conversó con La Estrella sobre los proyectos y los retos a resolver durante los próximos cinco años.

¿CÓMO ENCONTRÓ LA SITUACIÓN DEL MINISTERIO DE VIVIENDA?

Bueno, realmente lo que uno encuentra es mucha deficiencia en la parte institucional. No hay suficientes carros, equipos como sistemas de software, computadoras, algo así como abandonados. Lo que estamos haciendo es reorganizar el ministerio para crear las condiciones y tener todas las herramientas de trabajo.

¿CUÁNDO LE AVISAN QUE SE TENÍA QUE ENCARGAR DE ESTO?

Fue como tres semanas después de las elecciones; para mí fue una sorpresa y muy agradable noticia. Pero esto es un reto y una responsabilidad. Es un reto hacer esta gestión con un presidente que es bastante exigente, dinámico y orientado a resultados. No es sólo dirigir mil 500 personas en un ministerio, sino ejecutar los planes.

¿CUÁLES HAN SIDO LOS LOGROS EN LOS PRIMEROS MESES DE TRABAJO?

Nos hemos puesto metas específicas. En tres meses y medio, hemos logrado la creación del viceministerio de ordenamiento territorial para hacer uso eficiente de los suelos, la creación del fondo solidario de vivienda que va dirigido a la clase humilde; para eso, este año tenemos 8 millones de dólares asignados y queremos ayudar con mil 600 hipotecas. También lanzamos el proyecto de Renovación Urbana de Curundú, que marca el primer paso para acabar con guetos y áreas marginadas.

¿YA VISITÓ EL PAÍS PARA VER LA SITUACIÓN DE VIVIENDA, QUÉ PIENSA DE LO QUE HA VISTO?

La vivienda es un tema de gran preocupación, no sólo por el déficit de más de 150 mil viviendas a nivel nacional sino porque hay grandes desigualdades sociales. Debido a las migraciones hacia la ciudad de Panamá se ha creado una gran necesidad de vivienda, porque está concentrado el 70% de la población, pero tampoco han existido las políticas fuertes y estudiadas. Nosotros tenemos una política bien definida y es reducir el déficit a 50% que significa construir de 60 hasta 80 mil viviendas.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO DE CREAR EL VICEMINISTERIO DE ORDENAMIENTO TERRITORIAL?

El objetivo fundamental es llevar a nivel de Gabinete la planificación territorial. También iniciar los planes nacionales para definir usos de áreas de cada provincia. Estamos enfocados, por ejemplo definir que suelos sirven para turismo, para ganadería. El espíritu es planificar ordenadamente. Esto se hace mancomunado con los municipios, porque nosotros definimos los usos y ellos dan los permisos para proyectos.

¿ENCONTRÓ “BOTELLAS” EN EL MIVI, QUÉ DECIONES FUERTES HA TENIDO QUE TOMAR?

Hemos tenido que despedir como 200 personas. Mucha gente que no tenía funciones específicas, hemos nombrado personas idóneas, estamos revisando la planilla y las irregularidades en más de 40 proyectos de construcción de casas que no terminaron por varios motivos: porque el contratista quebró, porque subió el costo de los materiales. Este trámite nos ha atrasado en la parte legal y en el presupuesto.

¿EL CASO DEL COIF ESTÁ DENTRO DE ESTAS SITUACIONES?

Sí, el tema del COIF es un tema heredado. El MIVI, cuando Balbina Herrera era ministra, alquiló por 10 mil dólares al mes un local propiedad de Giselle de Calcagno, pero nunca se refrendó y han pasado 4 años y no se ha pagado un centavo. Pero, en diciembre lo cerramos porque está subutilizado, hay sólo 70 niños. En esto el MIDES nos ayudará a buscar otro lugar.

¿QUÉ DECISIÓN SE TOMÓ CON EL ESTADIO JUAN DEMÓSTENES AROSEMENA?

El estadio se queda. Se hará una cancha multiuso, se va a mantener la parte histórica. La remodelación iniciaría luego de ser albergue para las familias que tendrán que salir mientras se construyen las casas. Vamos a ir mudando y construyendo a la vez, y canalizaremos el río Curundú.

¿QUÉ LE HA IMPACTADO DE ESTAR A CARGO DE UNA INSTITUCIÓN?

La burocracia es impresionante, hay que tener paciencia, porque los trámites demoran por lo menos seis meses. Es totalmente diferente a la empresa privada, porque uno empezaba proyectos y luego te fiscalizaban. Este ha sido el shock. Tras 15 años en la empresa privada vengo a trabajar en el gobierno.