17 de Oct de 2021

Nacional

Nueva era en la Iglesia

PANAMÁ. Ayer inició la misión de José Domingo Ulloa Mendieta al frente de la Arquidiócesis de Panamá. Con ello se cerró el círculo de la...

PANAMÁ. Ayer inició la misión de José Domingo Ulloa Mendieta al frente de la Arquidiócesis de Panamá. Con ello se cerró el círculo de la expectativa que generó la renuncia de José Dimas Delgado, la cual conllevó al anuncio de la Santa Sede el pasado 18 de febrero, en el que se le nombró como el sucesor.

Su homilía en la Iglesia Catedral, a juicio de entendidos en materia eclesial, marca la hoja de ruta de sus prioridades como pastor de la Iglesia Católica de Panamá, un país con una realidad que está marcada por la pobreza y la exclusión social, a causa de la concentración desigual de los recursos, el desempleo y la precariedad del sistema laboral.

A Ulloa Mendieta le preocupa además los sistemas inadecuados de salud, el anquilosamiento de nuestra educación, la inseguridad ciudadana y la migración de la población por la falta de oportunidades en las áreas rurales.

En su plan, el nuevo arzobispo de Panamá promete reforzar la santidad de nuestros sacerdotes, la participación de la juventud y la integración de los laicos en los asuntos de la Iglesia.

La ceremonia litúrgica solemne fue presidida por el Nuncio Apostólico, monseñor Andrés Carrascosa Coso, y presenciada por el presidente Ricardo Martinelli y su equipo de gobierno, en medio de una multitud de feligreses que a cielo abierto participó de las plegarias elevadas con fe y esperanza de lograr un Panamá mejor.