Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Nacional

‘Discrepancias serán asunto del pasado’

PANAMÁ. Pablo Enrique Tuñón, director general del Cuerpo de Bomberos de Panamá (CBM), ingresó a la institución formalmente a los 19 años...

PANAMÁ. Pablo Enrique Tuñón, director general del Cuerpo de Bomberos de Panamá (CBM), ingresó a la institución formalmente a los 19 años ‘por herencia’, como muchos de los que integran el cuerpo bomberil. ‘Mi padre era bombero y me convertí en bombero a partir de mi nacimiento’.

La semana pasada, después de 41 años de aquella vinculación voluntaria, Tuñón recuerda como una de sus anécdotas el haber sido testigo del deterioro progresivo de la institución.

Esta precaria e histórica situación del CBP la complementa el decadencia producto de ‘un escuálido presupuesto, la carencia de equipos y materiales de trabajo y lo anticuado de la flota vehicular en todo el sentido de la palabra’.

ACCIONES

Entre las tareas primeras, el director enumera el trabajo inmediato bajo los parámetros de una planificación estratégica-científica y tecnológica que los lleve a resultados eficientes y eficaces.

‘Tenemos que considerar que nuestra labor no se circunscribe ahora a rescatar al servicio bomberil de la ciudad capital y sus alrededores. Estamos hablando de una responsabilidad mayor, que se centra en la integración uniforme de todos los bomberos’.

Este cambio, que ha esperado la comunidad del CBP durante muchos años, según Tuñón no se logrará en un abrir y cerrar de ojos ni con el simple deseo de hacer las cosas. ‘El buscar esa uniformidad de criterios nos obliga a redoblar esfuerzos, a realizar una auditoría de recursos materiales y humanos para aprovechar cada tuerca y cada tornillo, así como el potencial, la experiencia y los conocimientos de cada hombre y de cada mujer de la institución’.

Una de las direcciones que más críticas recibe, especialmente cuando se registran incidentes, es la Oficina de Seguridad, sobre este punto, Tuñón comparte que ‘asumir esta dirección también implica optimizar los servicios: los de asistencia médica, así como los dirigidos a la prevención, extinción e investigación de incendios. Entre nuestras prioridades están reforzar los sectores rurales en donde el servicio o es deficiente o no existe para nada.’

EN LA MIRA DE LA POBLACIÓN

El bombero sostiene que no se enfocará en cambiar la forma en que la población mira al CBP sino robustecer la presencia dentro de la sociedad, usando como vía, el trabajo, la disciplina, la implementación de tecnología de punta y contar durante todo el año, y en cualquier momento, con la respuesta eficaz en todo tipo de demanda.

Sobre la compra de vehículos adecuados, otro tema que genera polémica en el CBP, agrega que ‘no es cosa para llevarse a la ligera y de manera irresponsable. Cada región tiene sus propias características y nosotros tenemos que adecuar la inversión que se realice a ser precisos con las mismas’.

Agrega que mientras en la capital se requiere de vehículos con capacidad para sofocar situaciones peligrosas en altas edificaciones, en las provincias, es menester que se cuente con camiones de alta capacidad hidráulica y de fácil desplazamiento en incendios forestales.

Sin ir muy lejos, concluye, que en la actualidad, los grandes camiones se utilizan para la erradicación de abejas africanizadas cuando su acción debe ser casos de mayor incidencia.

Tuñón administrará los 19 millones de dólares de presupuesto de la institución, fiscalizado por un patronato de cinco miembros que fue instalado con la creación de la Ley 84.