Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Nacional

Uniformados, sueldos y condiciones

M ucho se ha dicho y poco se ha analizado en relación a la profesión policial y las condiciones salariales y de bienestar de los miembro...

M ucho se ha dicho y poco se ha analizado en relación a la profesión policial y las condiciones salariales y de bienestar de los miembros de la Fuerza Pública. En primer término, tenemos los panameños un vacío cultural histórico: casi no hacemos diferencia entre lo militar y lo policial, tan distintos. En un supuesto teórico de guerra contra Costa Rica, la Constitución nos impele a tomar las armas. En ese caso tan improbable como absurdo, un panameño o panameña incluso debe aprender a tomar un arma y usarla lo mejor posible. Podrían ser entrenados, con urgencia a disparar, conocer su arma básicamente hasta en un día, exagerando, pero se puede. Pero, ¿ser un policía y más o menos bien entrenado...? Para ‘hacer’ un raso, no menos de 6 meses, y es poco tiempo, debe ser un período académico mínimo de un año, donde no solo se les entrene físicamente, con ‘ranas y pechadas’, sino con contenidos en su mente, de qué es el Estado, las leyes, los derechos humanos, etc. Hay que tener gente militarizada para la Frontera, pero lo que más necesitamos es policías, que sepan de Investigación Criminal, Dactiloscopia, Medicina Legal, conservar la escena de un crimen, etc.

Sobre salarios y beneficios, conozco que hay países ‘peor pagados’, como el Perú, donde me consta, lo vi, que hasta capitanes tienen que tomar el día libre para trabajar en supermercados, algo moralmente doloroso, luego de tantos estudios, un oficial debe hacer de 4 a 5 años, incluso saliendo como licenciados en varias materias. ¿Por qué el Estado peruano, lleno de reservas hoy, tiene a sus oficiales ganando la mitad que Chile? En Panamá si bien este gobierno hizo muy bien en aumentarles a los policías, aún les falta ingresos más cónsonos con sus riesgos, pero igualmente mucha más exigencia moral, sobre todo con las tentaciones del narcotráfico, que todo lo penetra. Que conste, nunca creo que dólares más inmunicen contra esas tentaciones, ¿cuántos coroneles de ayer o comisionados de hoy no quedan tras las rejas por dejarse penetrar? Pero tener que mirar a policías manejando taxis, ¿no es acaso una tentación más grande para que haya componendas con la droga, especialmente la de movimientos nocturnos? Eso se presta... ‘tras que estamos jodidos, pare la abuela’. Un gran problema actual es que muchos altos jefes de hoy en la entidad policial son militares de carrera y policías empíricos, y no es su culpa, eso estudiaron, armas, morteros, blindados, artillería… pero no saben de criminología, etc... Y lo más grave, no tenemos una estrategia policial científica o más o menos técnica… y eso es urgente introducirlo… pero temo que ni siquiera hay conciencia de ello, ni en el Ejecutivo ni en los altos mandos… y hay una soberbia profesional de no reconocerlo… Panamá no puede avanzar casi nada si esto no se corrige.

Si queremos exigirle a nuestros policías un servicio eficiente, vigilante y honesto, el Estado debe brindarle a la sociedad un salario digno para que sus hombres —muchos desvelados de trabajar toda una noche— no tengan que volver a amanecer en otros servicios privados, porque ningún organismo físico y una mente humana soporta tal nivel de exigencia laboral por la necesidad económica que tienen esos hombres y sus familias.

Cualquier ‘moral’ flaquea ante las tentaciones del narcotráfico y si eso no se comprende, no sabemos lo que es el servicio policial y las presiones del crimen organizado.