Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Nacional

Un derecho irrenunciable: Dimas L. Pitty

CHIRIQUÍ. Los pueblos no pueden permitir que se coarte la libertad de expresión. Este es un derecho irrenunciable.

CHIRIQUÍ. Los pueblos no pueden permitir que se coarte la libertad de expresión. Este es un derecho irrenunciable.

Así lo considera Dimas Lidio Pitty, periodista, poeta y narrador chiricano cuya trayectoria y aporte literario le han valido el reconocimiento nacional e internacional.

El también ganador, en varias ocasiones, del premio Ricardo Miró, resaltó durante una entrevista con La Estrella que el principal compromiso del periodista debe ser con la verdad, la cual debe estar por encima de todo.

Al ser consultado sobre cuál sería la reflexión que deberían hacerse los comunicadores sociales en esta fecha, Pitty señaló que en primer lugar hay que reflexionar en torno a la responsabilidad de este profesional en la sociedad en que vive.

En estas circunstancias que vive Panamá, hay que acentuar la actitud de servicio al pueblo, a la Nación, y no a los intereses políticos, empresariales, ni tampoco a los intereses espurios que se dan en toda sociedad.

Al evaluar el rol del periodista en Panamá, indicó que en términos generales, con las excepciones del caso, ‘me apesadumbra el panorama de nuestro periodismo’.

Muchos medios de comunicación ponen el énfasis en ‘zoquetadas’, en frivolidades y desatienden las grandes cuestiones de la Nación. ‘Eso me parece deplorable y no es digno de un periodismo serio’, afirma.

‘Nos hemos dado mucho descuido en la elaboración de los materiales informativos, tanto en los medios escritos como en los televisivos y radiofónicos. Habría que procurar que se ponga más cuidado a la hora de elaborar los materiales, sobre todo desde el punto de vista idiomático y también la estructuración del mensaje’.

En cuanto a la libertad de expresión y la despenalización de la calumnia e injuria en nuestro país, señaló que la libertad de expresión es un derecho irrenunciable de la sociedad. Eso no está sujeto a discusión siquiera. Ahora lo que ocurre es que a veces los gobiernos o entidades no ven las cosas de ese modo, y tratan de coartar la libertad; entonces es responsabilidad de los propios pueblos y de los individuos no permitir que estas prácticas se den.

Por otro lado, manifestó que con relación a la calumnia e injuria, hay una responsabilidad ética en el periodista, y es el respeto a la honra de los demás. Nadie está por encima de esa norma fundamental de convivencia, pero si un comunicador social incurre en una falta debe ser sancionado según las normas legales; pero eso no quiere decir que deba estar expuesto a la amenaza de represión, de cárcel o de multas cuantiosas por el capricho de un funcionario o alguna autoridad. Eso no puede ser admitido.

Al opinar sobre la influencia de la tecnología, respondió: ‘yo no veo la tecnología como una amenaza. Pienso que más bien la internet es una herramienta al servicio de la información y lo importante es el hombre y no la herramienta’. Mitificar una herramienta es una forma de idolatría, como habrían dicho los judíos hace tres mil años. Hay que entender que la capacidad de análisis, de raciocinio es del ser humano.

Los periodistas deben capacitarse desde el punto de vista humano y cultural para no ser desplazados por una herramienta, sino que la utilicen y la pongan al servicio del mejor periodismo.

En cuanto al principal reto del periodista, señaló que hay un desafío permanente: ‘La consecución de la verdad cada día y difusión de esa verdad por encima de las presiones, los halagos y las amenazas, sea de quien sea’.