Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Nacional

Ulloa insta a panameños no caer en la violencia y seguir camino de la fe

VERAGUAS. La jerarquía de la Iglesia Católica panameña hizo un llamado ayer, en el primer domingo de Cuaresma, a bien de que los panameñ...

VERAGUAS. La jerarquía de la Iglesia Católica panameña hizo un llamado ayer, en el primer domingo de Cuaresma, a bien de que los panameños caminen confiados hacia el futuro sin confrontación destructiva e impidan el retorno a conductas violentas del pasado.

Durante la eucaristía en honor a la imagen de Jesús Nazareno, el arzobispo de Panamá José Domingo Ulloa habló ante miles de peregrinos que ayer se congregaron en la plaza de la Basílica Menor del distrito de Atalaya.

Según el arzobispo, en este tiempo de Cuaresma se deben bloquear las tentaciones, pero también hay que encontrar la fuerza para que se puedan superar, a través de la conversión. ‘Si no se trata de encontrar lo falso de la vida no tiene sentido la Cuaresma, para cambiar el corazón y así escuchar lo que Dios nos dice’, indicó.

‘Cada vez que tengan dudas miren al Nazareno y él les dirá que el camino no es el de la tentación, sino escuchar la palabra de Dios, y el plan de salvación que tiene sobre la vida de todos’, insistió Ulloa a los presentes.

El arzobispo lamentó los trágicos efectos del terremoto y tsunami que han sacudido Japón y pidió elevar oraciones por todo el pueblo japonés en este momento difícil.

Luego de la eucaristía central celebrada por los obispos que conforman la Conferencia Episcopal Panameña (CEP), a las 12:00 mediodía, (bajo un sol radiante y un sofocante calor), se inició la procesión con la imagen del Nazareno por los alrededores de la plaza de la Basílica Menor del distrito de Atalaya, Veraguas.

En el lento recorrido que duró al menos una hora, los miles de creyentes siguieron la imagen entre empujones debido a que los peregrinos intentaban estar más cerca de este santo.

El padre Reginio Aguilar, cura párroco del distrito de Atalaya, elogió que este año la concurrencia de los fieles superó todas las expectativas de la Iglesia Católica, pues fue notoria una mayor presencia de público en comparación con otros años.

‘Esto demuestra que el fervor por el Nazareno sigue creciendo entre los católicos panameños’, añadió Aguilar.

Por parte de la Policía Nacional, Bomberos, el Sinaproc y la Cruz Roja Panameña se mantuvo un férreo operativo de seguridad y auxilio a los miles de peregrinos que desde el pasado miércoles de cenizas y hasta ayer estuvieron en el distrito de Atalaya, en donde no se reportaron hechos delictivos ni casos de accidentes.

Los únicos casos atendidos fueron los de algunas personas con desmayos y afecciones causadas por el sol y el calor, y por las largas caminatas previas a la gran procesión.