Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Nacional

Aguadulceños vislumbran esperanzas de desarrollo

COCLÉ. La firma de la orden de proceder del estudio de factibilidad para la construcción y operación de un nuevo puerto de embarque y ce...

COCLÉ. La firma de la orden de proceder del estudio de factibilidad para la construcción y operación de un nuevo puerto de embarque y centro de distribución multimodal fortalece las esperanzas de los aguadulceños de obtener la ansiada obra.

Con una reunión en la Cámara de Comercio en Aguadulce, donde asistió el gobernador de la provincia de Coclé, Fernando Núñez Fábrega, y Azael Torres en representación de la Asociación de Desarrollo Integral (ADI), se dieron los primeros pasos.

El estudio tiene un costo de 465 mil 256 dólares con 84 centavos, y debe ser culminado en 150 días (5 meses) y el objetivo es determinar y sugerir técnicamente la factibilidad de un macropuerto que ofrezca un servicio no solo regional (provincias centrales), sino nacional registrando un activo movimiento comercial portuario de intercambio y traslado de mercadería y carga internacional, además del crecimiento en su entorno de otros insumos turísticos, administrativos, gubernamentales, negocios privados, que podrían ser el área marítima de Aguadulce la más apropiada a futuro para la inversión.

GESTIONES ANTERIORES

Durante la administración gubernamental anterior, se realizó un estudio de factibilidad de un puerto, pero este fue trabajado por japoneses hacia el área de Juan Hombrón.

Otras ideas se fraguaron entre sectores privados con la intención de hacerlo realidad. Por su parte, la Autoridad Marítima de Panamá licitó mejoras al puerto de Aguadulce que fueron declaradas desiertas por falta de interés lucrativo de las empresas y finalmente se cayó en un letargo.

Además, resulta costoso invertir en dragado en la zona del antiguo puerto, por el alto grado de sedimentación existente y reversible con el tiempo.

Un grupo local pro construcción del puerto, interesados en impulsar el desarrollo de Aguadulce, levantó un perfil con más fondo y perspectivas de la zona portuaria pero integrándole actividades comerciales, turísticas y de recreación que motivan a solicitar al Gobierno Nacional la inyección presupuestaria.

En el corto periodo del entonces gobernador Julio Pinzón, oriundo de este distrito, se adelantó la aprobación de la partida para el actual estudio técnico-científico de un puerto competitivo a nivel nacional e internacional con el Fondo de Preinversión del Ministerio de Economía y Finanzas.

Incluso se realizó la reunión de homologación con diferentes consultoras nacionales y extranjeras como establece la legislación de licitación.

En algún momento, se produjeron contradicciones entre autoridades influyentes sobre el rumbo de este proyecto que congeló la continuidad del mismo temporalmente.

Eso queda atrás, y ahora Fernando Núñez Fábrega retomó la gestión emprendida dando paso a lo que puede ser una opción positiva.

Los aguadulceños apuestan porque este estudio determine a su favor objetivamente el lugar indicado para un puerto de alto perfil que se quiere.

Aguadulce necesita un incentivo ‘fuerte de desarrollo’. El otrora impacto que generó por décadas la productividad de las azucareras, las salinas, luego la actividad camaronera, vapuleada por la ‘mancha blanca’ y otras inversiones declinaron sustancialmente e incidieron en cuanto a desempleos y baja rentabilidad comercial en las provincias centrales.

Este diseño preliminar, que inciará desde La Caleta, El Salado, sondeará profundidades óptimas (de 15 metros en adelante).

Una vez terminado en manos del gobierno, le corresponderá determinar si lo hará por medio de un mecanismo mixto, concesión o por el propio Estado. Mientras, hay la atención latente en esta investigación y cierta ansiedad por el resultado.