Temas Especiales

28 de Feb de 2021

Nacional

Sed, hambre y millones de dólares en pérdidas

CHIRIQUÍ/VERAGUAS. Los indígenas toman más distancia del Ejecutivo.. En actitud desafiante, ayer los dirigentes de la Coordinadora por ...

CHIRIQUÍ/VERAGUAS. Los indígenas toman más distancia del Ejecutivo.

En actitud desafiante, ayer los dirigentes de la Coordinadora por la Defensa de los Recursos Naturales y Derechos del Pueblo Ngöbe fueron claros: no aceptarán las condiciones del presidente de la República, Ricardo Martinelli, para sentarse a dialogar. A la vez, reiteraron que la vía Interamericana permanecerá cerrada hasta que se reincorpore el artículo 5 en la ley antiminas.

Alberto Montezuma, uno de los voceros, dijo que hasta ayer no había acercamiento con las autoridades y advirtió que están preparados incluso para ataques de los antimotines.

Los transportistas de carga que se encuentran atrapados en el tranque se unieron a la protesta y cuestionaron el poco interés del gobierno en resolver el conflicto. En tanto, la incertidumbre aumentó en la tarde en el cruce de San Félix, donde sobrevolaba un helicóptero del Servicio Aeronaval.

IGLESIA HA SIDO BURLADA

Para Adonai Ríos, sacerdote de San Félix, la Iglesia católica ha sido burlada porque fungió como garante en el diálogo entre los indígenas y las autoridades el año pasado por el mismo tema, pero los acuerdos no han sido cumplidos.

‘Pensamos que era una cuestión de trámite, que el Gobierno iba a decir que todo era un error; sin embargo no ha sido así’, dijo.

A la vez, recomendó decidir qué es lo que se quiere, ‘si vale lo que la gente desea y la voluntad popular o el bienestar de algunas personas que no terminan de entender que si una población no está interesada en la minería, hay que respetarlo’.

Ríos fue más tajante: ‘No han querido entender que si hay o no millones de dólares en Cerro Colorado y en otras partes de la comarca, a los indígenas no les interesa’.

‘Si piensan que van a lograr cansar a un pueblo que tiene más de 500 años viviendo en condiciones adversas, creo que no lo van a lograr’, manifestó.

TRANSPORTISTAS Y TURISTAS, MOLESTOS

Juan Espinosa transporta más de ocho mil libras de pescado y cuenta que la mercancía tenía como destino la ciudad de David; pero desde el lunes está en San Félix.

Explica que aunque el producto está colocado en neveras, se puede dañar; él es uno de los desesperados porque no ha llegado ninguna autoridad a ver el problema. ‘¿Qué clase de gobierno tenemos aquí?, cuestiona.

Pero ya no aguantan más y ayer anunciaron que ellos también impedirán el tránsito vehicular. ‘Nadie entra, nadie sale, ni las ambulancias’, indicaron.

Por su parte, Carlos Arguetta, vocero de los transportistas, dijo que rechazan la actitud de la actual administración del Estado.

‘Si al Gobierno no le interesa lo que está pasando, es una irresponsabilidad. Hay pérdidas por arriba de cinco millones de dólares’, dijo.

Se están perdiendo contenedores llenos de legumbres y mercancía perecedera, como la leche y el combustible se está agotando.

En tanto, en San Lorenzo otros que transportan legumbres amenazaron con tirar a la calle los productos porque se están dañando.

Carmen Soto, una turista costarricense, no quiso seguir esperando en el bus en el que viajaba y junto a otro grupo decidieron bajarse con sus maletas para atravesar los retenes que mantienen los indígenas. ‘Ya nuestros bolsillos están reventados’, alcanzó a decir.

‘Es la primera vez que vengo a Panamá y me llevo la peor experiencia de mi vida’, fue el relato de Yesi Díaz, quien agregó que en otros países hacen algo por los turistas cuando ocurren situaciones similares. ‘Aquí nos hemos sentido desprotegidos’, añadió.

LA OTRA CARA

Un grupo reducido de indígenas de la Asociación Jâdrán Nigwe Nirien Ngwaire Ngöbe protestó ayer frente al Ministerio de Comercio e Industrias en David a favor de la explotación minera.

Portando pancartas y gritando en pro de la actividad, los manifestantes cuestionaron las acciones de la Coordinadora que se opone.

En tanto, Héctor López, en representación de ASASTRAN, rechazó las acciones de la Coordinadora por la Defensa de los Recursos Naturales, y solicitó a los diputados que el proyecto de ley 415 sea retirado del pleno y se someta a una consulta pública con todos los sectores de la comarca.

Al cierre de esta edición, la situación era crítica y se tornaba más tensa por la falta de alimento, combustible y el clima de incertidumbre.