Temas Especiales

03 de Jul de 2022

Nacional

Los signos vitales de los ngäbes

PANAMÁ. La dirigente ngäbe Yanel Venado no recuerda con exactitud cuántos días lleva acampando en el parque José Antonio Remón Cantera, ...

PANAMÁ. La dirigente ngäbe Yanel Venado no recuerda con exactitud cuántos días lleva acampando en el parque José Antonio Remón Cantera, al frente de la Asamblea Nacional. Con ella están un centenar de indígenas de distintos puntos del país y el cansancio se siente en sus signos vitales y se refleja en sus rostros.

Aún así, Venado solo piensa en el próximo jueves, cuando la Asamblea Nacional reanude las sesiones, después de estos días de asueto por la celebración de los carnavales.

Mientras miles de personas se concentran en la Cinta Costera y en las capitales del interior del país para el jolgorio, cientos de ngäbe buglé anochecen y amanecen en el improvisado campamento.

ARROZ Y POROTO

En el centro del parque han colocado dos fogones, donde ayer cocinaban arroz y poroto. La sombra de los árboles era aprovechada para dormir: eran las 11 de la mañana y algunos indígenas no habían desayunado, esperaban la hora del almuerzo para comer algo.

Venado hablaba por celular sobre reuniones anteriores. Su rostro refleja una fatiga que se disimulaba con su tono de voz. ‘Aquí nos mantendremos hasta que se apruebe esa ley especial’.

La organización ha sido clave para mantener el campamento: cuenta con 30 bugadai (policías comarcales) que se encargan de la seguridad y mantener el orden del grupo. Adicional, hay un grupo de ocho personas que se encarga de la cocina, otro que monitorea y recorta las notas de los periódicos sobre su lucha.

REVISIÓN MÉDICA

Médicos que integran la Coordinadora Médica Negociadora Nacional (Comenenal) ayer realizaron una evaluación a la salud de los indígenas. Fernando Cebamano, dirigente de Comenenal, dijo que lo que más se nota es signos de cansancio y dolores de cabeza.

Una doctora revisaba los pies de un niño de meses. Había sido picado por insectos y tenía infecciones.

Los médicos que llegaron a visitarlo aprovecharon para ordenar los medicamentos que han sido donados. Entre la coordinación de los indígenas también hay un grupo que se encarga de la parte de medicina: es un guna, que es farmacéutico, porque los ngäbes buglés no están solos en el campamento. Campesinos de Petaquilla también los acompañan.