Panamá,25º

20 de Nov de 2019

Nacional

Pescadores se quejan de alto costo de gasolina

LA CHORRERA. El alto costo del combustible comienza a convertirse en la peor pesadilla para los pescadores del área de Puerto Caimito, y...

LA CHORRERA. El alto costo del combustible comienza a convertirse en la peor pesadilla para los pescadores del área de Puerto Caimito, ya que alegan que el negocio está dejando de ser rentable.

Según los pescadores artesanales, la situación se agrava sobre todo en el tiempo de veda, en el que tratan de sobrevivir saliendo a áreas cercanas porque ya su escuálido bolsillo no da para más.

Manuel ‘Pelé’ Garcés, propietario de la panga ‘Josesito’ —un regalo que le hizo su hijo y exseleccionado nacional de fútbol José Luis ‘Pistolero’ Garcés—, aseguró que ganarse la vida en la actividad pesquera ya resulta difícil.

‘No podemos ir muy lejos porque no aguantamos el alto costo del combustible, a veces venimos y no sacamos ni para cubrir el gasto y solo nos queda el cansancio’, reconoció Garcés con una voz y un rostro de decepción.

Los afectados relatan que cada vez que una embarcación de estas sale al mar, gasta por lo menos 5 galones de gasolina, con una pinta de aceite, en los cuales gastan 30 dólares y hay días que no hay ganancias, sobre todo ahora que los barcos camaroneros y bolicheros empezarán a salir.

Para ser más preciso, ‘Pelé’ Garcés explica que por ejemplo cuando los pescadores salen para el área de la isla Maestra, antes viajaban con 200 dólares de gastos y ahora si no llevan 400 dólares de gastos no pueden ir para allá, aparte del peligro y la inseguridad que hay.

Sumado al alto costo del combustible, los pescadores de Puerto Caimito se ven ahora ante la inseguridad que existe en la playa, ya que constantemente son víctimas de malhechores que roban sus embarcaciones estando en tierra, con sus caros motores, muchos de los cuales todavía deben porque fueron comprados a crédito, por lo que ya no saben qué hacer.

Se quejan, además, de que el gobierno —lejos de suministrarles algún tipo de incentivo porque no le piden trabajo a nadie— lo que hace es mantener sobre ellos una permanente persecución de parte de Recursos Marinos, que a cada rato les decomisa las redes que por ley están prohibidas para los pescadores artesanales.