Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Nacional

La unidad: el desafío que aún hace falta vencer

En las encuestas son el partido favorito para llevarse la Presidencia de la República. Un primer lugar que han mantenido cómodamente dur...

En las encuestas son el partido favorito para llevarse la Presidencia de la República. Un primer lugar que han mantenido cómodamente durante poco más de un año, pero a lo interno aún hace falta un poco más para definir la unidad que tanto pregonan.

Mucho han logrado avanzar desde aquella terrible derrota de mayo de 2009 que los sumió en una guerra interna que amenazó con dividir al Partido Revolucionario Democrático. Ahora se enfrentan a un proceso de elecciones primarias presidenciales para elegir a su candidato presidencial, esa figura a la que evocaban varios de los exmiembros del CEN en el pasado. ‘Debemos elegir un candidato, para que esa sea la figura que guíe el partido... que sea el líder que nos lleve unidos y al triunfo en 2014’, decía Mitchel Doens, allá por 2010, acompañado por su segundo al mando, Francisco Sánchez Cárdenas, expresidente del colectivo opositor.

Esa figura, a todas luces, parece que será Juan Carlos Navarro, el mismo que con su ola azul consiguió un triunfo arrollador en el Congreso Ordinario, obteniendo todos los puestos del CEN. Empero una vez se despeje la incógnita y se haga oficial la candidatura presidencial del PRD, el camino a seguir no será fácil, hace falta llevar a la realidad esa unidad y devolver al gigante opositor a las mieles del poder.

EL CANDIDATO

El exmagistrado del Tribunal Electoral, Gerardo Solís, no tiene duda de que será Navarro quien lleve la bandera presidencial del PRD para las elecciones de mayo de 2014, por eso mira estas primarias presidenciales, como un ‘mero trámite’ para perfeccionar lo que ya se sabe. ‘Navarro será el candidato’.

Solís es de la opinión de que tomando en cuenta la trayectoria histórica del PRD, ‘hoy muy poca gente saldrá a votar’ , porque el liderazgo que tiene Navarro como la figura presidencial de ese partido es evidente. De ahí que sostiene que ‘nada o poco le afectaría un bajo porcentaje de votos que obtenga su candidatura.

Un planteamiento que en parte es similar al del analista político José Isabel Blandón, quien sostiene que cuando se realizan primarias solo para elegir al candidato presidencial el nivel de participación históricamente ha sido bajo. ‘Lo hemos visto en las elecciones de 2003, cuando Martín Torrijos era candidato y no tenía contendor , solo acudió a votar un 22%. El PRD es un partido de 500 mil inscritos, si logra mover el 20% a las urnas, es decir, 100 mil personas, será un triunfo para el partido’.

Sin embargo, Blandón considera que el reto para Juan Carlos Navarro será el porcentaje de votos que obtenga, de ese 20% de participación.

Y es en esta parte donde podría consolidarse como líder indiscutible de un partido en unidad o dejar en evidencia que no es un candidato que tiene el apoyo de su partido. ‘Si Navarro obtiene mañana más del 75% de los votos, habrá superado la prueba. Lo ideal sería que sacara el 90%. Pero si su triunfo es en base a menos del 75% tendrá que trabajar mucho más por llevar unido al PRD para las elecciones de 2014’.

POR LA UNIDAD

Guillermo Márquez Amado, exmagistrado electoral, sí mira como determinante el número de personas que se movilizará a las urnas hoy.

‘Si no pasa de un 30% entonces será bajo, porque hay muchas personas llamando a los demás a votar’.

La baja participación, dice, será una señal evidente de lo desvinculados que están los líderes con las bases del partido, todo esto ‘producto del clientelismo que hay dentro los colectivos políticos’, asegura.

‘Si eso pasa, el candidato irá a un proceso electoral con muy poco apoyo de su partido’.

Para él, una vez se determine al candidato presidencial, entra en juego demostrar la unidad del partido, algo que considera todavía no se ha podido lograr.

Ese primer paso a la unidad, plantea, debe ir encaminado a limar las asperezas que siempre quedan luego de un proceso interno como este. Márquez Amado es un convencido de que las ‘primarias debilitan a los partidos’.

En este sentido, Gerardo Solís cree que las heridas por las que más se deben preocupar por sanar, son las que quedarán tras las primarias para los demás cargos de elección.

‘Los candidatos que no se identifiquen con quien resulte ganador de la nominación presidencial, se sentirán en desventaja. Este es el principal reto una vez se oficialice la candidatura presidencial: ‘Lograr una balanza para que todos los candidatos se sientan en igual oportunidades’.

Quien resulte electo tiene 90 días para acercarse a todos los candidatos del partido y expresarle su apoyo por igual, que sepan que van a competir en igual condiciones

En cambio, Blandón asegura que tras los procesos de elecciones primarias, los candidatos deben apostar a su discurso de campaña. ‘Su discurso como candidato, canalizar esa simpatía que tiene en su partido hacia el electorado que no está en los partidos’, recomienda.

De esta forma, el analista recomienda al candidato emplear alianzas, no solo con partidos políticos, sino alianzas con la sociedad. ‘Tanto el PRD como el Panameñista tienen una ventaja, sus candidatos presidenciales están casi definidos, no hay una situación como la que se vive en el oficialismo donde ya se ha empezado a ver las guerras internas que existen por la candidatura presidencial’.

Es lo mismo que opina Solís. ‘Una vez se defina el candidato, tienen que volcarse a los electores.. Reafirmar esa simpatía que hasta ahora tiene el PRD para las elecciones de 2014’.

Las cartas están echadas. Hoy es el día que definirá el camino del partido político más grande de Panamá rumbo a los comicios generales de mayo de 2014. Quien gane debe guiar a más de medio millón de personas a buscar el triunfo el próximo año.