Temas Especiales

27 de Jun de 2022

Nacional

Las dos panameñas más destacadas en el extranjero

PANAMÁ. Dos panameñas aparecieron en la lista de las personalidades destacadas de 2013 del diario El País, de España.

PANAMÁ. Dos panameñas aparecieron en la lista de las personalidades destacadas de 2013 del diario El País, de España.

En la categoría de políticos está la ministra de Educación, Lucy Molinar; y en la clasificación de ciudadanos, la cacica Silvia Carrera.

Molinar y Carrera, desde trincheras lejanas, lograron colocarse frente a los reflectores de los españoles.

El reconocimiento de estas panameñas corresponde a luchas asimétricas que empezaron años atrás.

La ministra, desde su despacho en una antigua base norteamericana, emprendió un proceso de transformación que le acarreó huelgas y un puñado de demandas en las instancias judiciales.

Eliminar bachilleratos, implementar nuevos programas, cambiar la metodología de la capacitación, reparar escuelas durante todo el año, crear redes de estudiantes y docentes que apoyen el proceso formativo son algunos de los planes que ha logrado concretar la titular.

Los estudiantes, de la mano de la ministra, han recibido desde mochilas y útiles escolares hasta computadoras portátiles y un subsidio universal de $20 mensuales cada año.

El viernes pasado, la ministra Molinar y parte de su equipo de trabajo, presentó un documento donde detallaron los avances de su gestión.

El rango más destacable del documento es la amplitud de la cobertura, en especial, la del nivel medio que hace unos años era de apenas 40% y ahora se ubica por encima del 70%.

Según el documento, podría afirmarse que todos los niños entre seis y doce años asisten a la escuela.

La transformación de la educación de Molinar también incluyó un incremento de salario de $120 para los más de 37 mil educadores, que recomendaron al principio del periodo de la funcionaria un aumento superior a los $300 al mes.

Todos estos logros, cuestionados aún por algunos grupos docentes, son intramuros. No obstante, Molinar logra proyectarse a nivel iberoamericano con el Congreso de la Lengua, que reunió a personalidades del tamaño del premio novel Mario Vargas Llosa.

Durante una semana, literarios, escritores y docentes, miembros de las academias de la Lengua debatieron en Panamá varios tópicos. En la apertura, y durante el evento, los participantes elogiaron el trabajo de la ministra.

El investigador Xavier Sáez Llorens piensa que fue el congreso lo que hizo que se incluyera a Molinar en la lista de las 100 personalidades destacadas latinoamericanas.

El médico considera que si los españoles conocieran de la posición de Molinar con la educación sexual no habría sido reconocida. ‘Por otro lado, Silvia es indígena y eso da muy buena imagen’.

La profesora Mirna de Crespo, que ocupa uno de los dos viceministerios de Educación, contesta que Molinar ha tenido una labor destacada. ‘Ha valorado al docente, al estudiante y al padre de familia, ha cortado la política de la enseñanza y ha implementado cambios que nunca antes nadie había podido comenzar’.

La docente Yadira Pino ha visto de cerca el actuar de las dos mujeres panameñas más destacadas.

De la ministra, Pino considera que su fama internacional se soporta en los programas de televisión en los que participa Molinar. ‘Ha logrado llevar a las pantallas programas que ya se tenían y que los ha cambiado de formatos’.

‘Ella ha manejado el mayor presupuesto de educación de la historia y aún queda el 85% de las escuelas multigrados’, sostiene Pino, quien considera que la distinción de la cacica es más que merecida.

La docente menciona que Silvia tuvo la valentía de enfrentarse al Gobierno en la defensa de los recursos naturales.

DESDE LAS ENTRAÑAS DE LA COMARCA

La cacica de la comarca Ngäbe Buglé, Silvia Carrera, ha librado un batalla muy distinta a la de Molinar.

Su campo de acción es una zona vasta, y su esfuerzo se ha concentrado en la defensa de los recursos naturales que están dentro de la comarca.

La figura de Carrera se elevó tras las manifestaciones por la llamada ‘ley chorizo’ que buscaba modificar el Código Minero y otras disposiciones.

El descontento de moradores de la comarca y de grupos de trabajadores citadinos, llevó a un enfrentamiento con las unidades policiales. Resultaron heridas más de 50 personas, la mayoría con afectaciones en los ojos. En estas acciones murieron dos personas.

Un proyecto hidroeléctrico era parte medular del conflicto. Los indígenas aseguraban que se les obligaría a abandonar estas tierras que han ocupado por años. El ministro Jorge Fábrega, en representación del Gobierno, sostenía lo contrario.

El tema fue a mediación internacional. Mientras durara esta investigación, el proyecto se paralizaría. Las acusaciones de Carrera, durante los meses posteriores, no dejaron de escucharse. La empresa de la concesión continuaba la construcción mientras los técnicos internacionales verificaban las afectaciones futuras de la represa.

Ministros como José Raúl Mulino señalaron a Carrera como parte de los grupos políticos que adversaban a la administración actual.