Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Nacional

No más matrimonios entre los menores

PANAMÁ. Que dos menores se puedan casar es algo que la consultora Berta Vargas no puede aprobar.

PANAMÁ. Que dos menores se puedan casar es algo que la consultora Berta Vargas no puede aprobar.

‘¿Qué pueden enseñarle esos adolescentes a los hijos si ellos aún no se han terminado de formar?’, pregunta Vargas, que ha trabajado para la ONU en el país.

Esos hogares, piensa la consultora, tendrían que afrontar una serie de situaciones. ‘¿De qué van a trabajar esos menores si no han terminado los estudios?’.

En Panamá, relata Vargas, los menores de 12 y 14 años se pueden casar con el consentimiento de los padres.

El Comité Especial de la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha sugerido al país que se legisle sobre esta materia.

Que nadie se pueda unir hasta cumplir los 18 años, ha recomendado el organismo. Vargas dice que esta es una deuda pendiente con los menores que tenemos desde hace años.

Gloria de Lozano, directora de la Secretaría de la Niñez y Adolescencia (Seniaf), coincide con Vargas en este tema y adelanta que ya se dan los primeros pasos para una norma que prohíba estos matrimonios.

El anteproyecto será llevado a la Asamblea, comparte Lozano, sin detallar la fecha en que los diputados podrán debatir el tema de los menores.

La exmagistrada de Niñez y Adolescencia Esmeralda de Troitiño sostiene que el del matrimonio entre menores es uno de los temas que a las autoridades no les interesa porque son consideradas personas que no son votantes.

La abogada dice que prueba de lo anterior es que en los discursos politiqueros el tema se reduce a quienes están en problemas de actividades delictivas. ‘Son propuestas engañosas sobre la seguridad y el combate real de la delincuencia’.

El matrimonio entre menores se contrapone con lo que en materia de salud implica embarazos de alto riesgo, falta de madurez emocional y sicológica, amén de lo que representa el concepto de desarrollo humano para la adolescencia, según el Programa de Naciones Unidas para del Desarrollo.

Vargas menciona que Panamá, en este tema, es uno de los últimos países en tomar esta decisión.

Aunque la presentación del anteproyecto ante los diputados no es garantía de que estos funcionarios le den un trato expedito y que el documento se pueda convertir en ley de la República, es un paso a favor de la protección de los menores.

‘Nadie se debe casar antes de terminar la universidad’, piensa la consultora. ‘Con una carrera universitaria, los jóvenes tendrán un abanico de oportunidades’, concluye.

Lozano adelanta que se está trabajando en un Código Integral que considerará todas las disposiciones que regulan el tema de los menores.

‘Podremos trabajar de forma conjunta sobre el mismo objetivo: el bienestar de los menores y de sus familias’, dice Lozano.