25 de Feb de 2020

Nacional

Panamá puede verse afectada severamente por clima

La última vez que el fenómeno tuvo sus efectos en Panamá fue en 2009

Panamá puede verse afectada severamente por clima 
Sequí producto del fenómeno del niño.

Panamá puede verse afectada severamente por el Fenómeno del Niño en el primer semestre de 2015 si no se toman las medidas adecuadas para contrarrestar sus efectos, dijo hoy el ministro panameño de Desarrollo Agropecuario (MIDA), Jorge Arango.

"A nuestro país (el Fenómeno) le hace daño por todos lados (porque) vive del agua. Si no hay agua, primero, no pasamos barcos (por el Canal de Panamá); segundo, no tenemos electricidad", y tampoco la habrá para el consumo humano, ni para los sectores del agro y pecuario, enfatizó Arango al Canal 13 de la televisión local.

El fenómeno del Niño es un evento de variabilidad climática, que se produce por la interacción de las condiciones del océano y la atmósfera en el océano Pacífico Tropical.

Arango señaló que hasta diciembre próximo está previsto que se registren "lluvias esporádicas", con niveles mínimos de agua, pero el problema se agudizará de enero a julio del próximo año, por lo que la comunidad debe colaborar con el gobierno en los esfuerzos que se realizan para hacerle frente a este fenómeno cíclico.

En ese sentido, indicó que en muchas regiones, principalmente en Azuero, en la parte central del país, los agricultores queman sus tierras antes de sembrar, cuando existen una "serie de mecanismos" para hacer productiva la tierra al mismo tiempo que se es "amigable" con el ambiente.

Mientras que en la selvática provincia del Darién, en la región fronteriza con Colombia, se sigue desmontando los árboles en forma "desmedida y descontrolada" para hacer potreros, sin que haya ninguna autoridad que sancione ejemplarmente a los infractores, denunció. "La poca ejecución de los gobiernos en hacer firme la decisión de multar (o) de sancionar a los que incumplen, nos está llevando a un caos total", afirmó Arango.

Arango precisó que el MIDA tiene identificada en el interior del país las áreas más afectadas por el problema de la sequía, donde es "muy difícil" hacer un centro de acopio o reservorios, porque las quebradas o riachuelos ya no tienen agua. Sin embargo, agregó que existen otras áreas donde sí se puede colectar agua, por lo que se está coordinando con el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y otras instituciones, para definir los sectores y las rutas de ejecución donde podrían construirse los centros de acopio o reservorios.

Además de ello, se están efectuando charlas y conversatorios con las comunidades y los productores, con el objeto de darles a conocer la dimensión del problema y las posibles consecuencias de no afrontarlo en forma conjunta y coordinada, porque es necesario "guardar agua".

Según la estatal Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA), el fenómeno "no va a estar en Panamá" en forma directa sino en el Pacífico tropical, pero se sentirán los efectos de esta "perturbación de la atmósfera" con disminución de las lluvias en las regiones ubicadas en la vertiente del Pacífico, y el incremento de ellas en provincias con costas en el sector caribeño (Bocas del Toro, Costa Abajo de Colón, Norte de Veraguas).

La última vez que el fenómeno tuvo sus efectos en Panamá fue en 2009, cuando el gobierno extremó sus medidas de ahorro energético por lo prolongado que fue la estación seca.

"El Niño" dejó sentir sus efectos con más fuerza en los años 1982 y 1997, hasta mediados de 1998, provocando una severa sequía que redujo al mínimo los niveles de agua en los lagos artificiales de Gatún y Alajuela, que abastecen a las esclusas del Canal, que obligó a imponer restricciones en el calado de las naves que transitan por la ruta interoceánica.