Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Nacional

Mi Bus pierde la mitad de los choferes que contrata

A la empresa ingresan un centenar de trabajadores al mes. Durante el mismo tiempo, recibe 45 renuncias y despide a una decena

Mi Bus pierde la mitad de los choferes que contrata
Operadores, en la entrada del patio de Los Pueblos, que sirve a las rutas más próximas del este de la capital.

Entre las rendijas del código de silencio que impera en la negociación entre los operadores del metrobús y Mi Bus se escapan pocas confidencias. Pero hay una en la que ambas partes coinciden: la relación ‘no es la que esperaban’.

Los operadores dicen no estar de acuerdo con la política laboral de la concesionaria y la empresa cree que hay fallas ‘productivas’ entre los conductores.

La discordancia es, según David Ramírez, asesor de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), la más frecuente causa de abandono de trabajo por parte de los conductores.

Las últimas cifras facilitadas por la operadora de buses, hace un año, revelaban que durante el periodo de un mes hasta 45 choferes renunciaban y otros diez, en promedio, eran despedidos. En contraste, justificó el entonces gerente, Miguel Cardona, entraban 100.

La estadística, alta por cierto, estaba teñida por dos factores: la empresa tiene 2,900 choferes y, diez meses antes, un paro había hecho que, ‘literalmente’ (denunciaron los trabajadores) hubiera una ‘barrería’.

LAS DEMANDAS

Ramírez asegura que en tres meses han hecho una ‘infinidad’ de visitas a los patios del metrobús, en las que han percibido las quejas de los trabajadores, todos, dice, ‘temas muy internos’ de la relación contractual con la concesionaria.

‘Aseguran que el salario que perciben no es suficiente y se quejan del bono variable’, explica el funcionario.

Los operadores devengan $680 más un fondo extra de $100, sujeto al récord en puntualidad, colisiones e infracciones en un mes.

El salario es ligeramente superior al mínimo que fijó el Gobierno en el Decreto 182 del 30 de diciembre pasado: $2.72 por hora, y $652.80 por mes, parecido al que perciben, por ejemplo, técnicos de salud y constructores y superior al de la agroindustria.

En una asamblea de trabajadores realizada la semana pasada, que llevó al gobierno a ordenar una auditoría laboral a Mi Bus (al calor del anuncio de que la concesionaria se iría), el dirigente Antenor Guadamuz aseguró que había fallas en el pago de horas extras, las de servicio de madrugada y del bono en cuestión.

El otro reclamo laboral es, según Ramírez, la ausencia de facilidades médicas en los patios de buses.

‘APENAS EMPEZAMOS’

El ministro de Trabajo, Luis Ernesto Carles, pide paciencia. ‘Apenas estamos empezando las auditorías’, replicó a finales de la semana pasada, con una sobriedad casi inmutable: ‘aún no hemos encontrado incumplimientos’, neutralizó, antes de confirmar que las disconformidades eran de ambos lados.

El gobierno, en general, prefiere llevar este tema sin perfil mediático. No quiere, reconocen sus voceros, una nueva sublevación de operadores. Por eso, de las rejillas de la negociación escurre poco.

VENDRÁN NUEVOS OPERADORES

La comisión que estudia las modificaciones en el sistema de transporte de la capital apunta a la contratación de nuevas concesionarias, lo que supondrá la salida de Mi Bus, aseguró el asesor oficial, David Ramírez.

En febrero del próximo año, continuó, se debería tener en papel el plan que seguirá el Gobierno para las rutas alimentadoras de la ciudad, que se conectan con los servicios del metrobús y de la línea uno del metro.

El funcionario explicó, de todos modos, que eso no conllevará al despido de operadores. ‘Eso ya lo dijo el presidente Varela’, agregó.

Su planteamiento coincide con el del ministro de Gobierno, Milton Henríquez, quien a principios de este mes de octubre anunció la salida de Mi Bus.