Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Nacional

Las casas asequibles están a 40 kilómetros de la ciudad

Los proyectos residenciales que el Estado subsidia en Panamá están lejos de la urbe y en zonas con problemas de movilización

Las casas asequibles están a 40 kilómetros de la ciudad
Chiriquí concentra la mayoría de los proyectos residenciales de bajo coste que el Estado subsidia.

La provincia capital tiene el segundo menor número de proyectos residenciales subsidiados por el Estado, según un informe del programa Fondo Solidario de Vivienda, que ejecuta el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot).

Apenas siete de los alrededor de 120 barrios de interés social que se construyen en el país se ubican en la ciudad de Panamá: seis están en el corregimiento de Pacora, a 40 kilómetros de la ciudad, y uno más se levanta en Chepo, 22 kilómetros después.

Estas dos últimas zonas forman parte del eje este, identificado como uno de los nodos de desarrollo del área metropolitana, y que, sin embargo, aún batalla con problemas de agua, transporte, espacios públicos y contaminación de los afluentes.

Hasta noviembre pasado, 425 personas habían recibido el subsidio de $10 mil para la compra de viviendas en Panamá. La mitad de ellas optó por proyectos residenciales ubicados en Panamá Oeste.

RUTA A LA CHORRERA Y NUEVO EMPERADOR

La nueva provincia concentra otras cinco propuestas de bajo coste, una de ellas en el corregimiento de Nuevo Emperador, 12 kilómetros al norte de la zona céntrica del distrito de Arraiján.

Las cuatro restantes están en barrios dispersos del distrito de La Chorrera. Algunas son de calles de tosca.

La escasa oferta residencial de bajo interés en la ciudad y en Panamá Oeste contrasta con el índice de déficit habitacional, que, según el Censo de Población y Vivienda de 2010, llegaba a 33%, el más alto del país, y catorce puntos porcentuales por encima de Ngäbe Buglé, la tercera región en la que hacen falta más casas.

La exigua oferta en la zona metropolitana ocurre también pese al éxito del programa: en 2012 habían 68 proyectos inscritos, y en dos años se sumaron 47 inmobiliarias. Esto se debe, según el Miviot, a la ampliación del margen de beneficios del Fondo Solidario de Vivienda a casas de hasta $50 mil y 50 metros cuadrados.

UN 20% MENOS

Los proyectos de bajo coste no alcanzan Colón y tocan por encima a Bocas del Toro (dos barrios en Changuinola), la tercera y cuarta región con más necesidad de residencias, respectivamente, según el Censo de 2010.

El Gobierno asegura que con el incremento del subsidio de $5 mil a $10 mil, se logrará poner en marcha la construcción de barrios con asociación público-privada en esas provincias. También en Darién, que aunque tiene uno de los índices de déficit habitacional más bajos del país (2%), no tiene oferta.

Dania Rosas, jefa de Promoción de la Inversión Privada del Miviot, sostuvo que el aporte del Estado reduce en 20% el monto de las hipotecas de los proyectos beneficiados.

NIRVANA EN CHIRIQUÍ

El panorama en las provincias centrales es diametralmente opuesto: Chiriquí tiene tres veces más propuestas residenciales asequibles que la capital.

Según el Miviot, 17 de ellas se ubican en la periferia de la ciudad de David, dos en Boquerón, una en Bugaba y tres más en Dolega.

Veraguas posee 15 proyectos, concentrados en la ciudad de Santiago y Atalaya. El distrito de Soná, a 50 kilómetros al suroeste de la capital veragüense, tiene dos.

Coclé tiene 19, dispersos en los distritos de Penonomé, Aguadulce, Antón y Natá; mientras que Herrera tiene otros 18, todos en Chitré.

Los Santos, por su lado, tiene ocho barrios en el programa de casas subsidiadas, ubicados en Macaracas, Guararé, La Villa de Los Santos y Las Tablas.

Al cierre de noviembre, el Estado había invertido $2.7 millones en subsidiar 2,735 residencias baratas. Y alejadas.