Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Nacional

El grito de La Villa sí se dio; la pregunta: ¿lo hizo Rufina?

La falta de documentación confiable pone en duda, aún en nuestros días, la existencia de la dama que gritó ‘libertad' el 10 de noviembre de 1821, aunque se le sigue reconociendo su papel dentro de este movimiento

El grito de La Villa sí se dio; la pregunta: ¿lo hizo Rufina?
La estatua en honor a Rufina Alfaro. La heroicidad de la heroína santeña contrasta con el desconocimiento de su real origen.

Han pasado años, lustros, décadas y más de una centuria del primer evento de independencia registrado en la historia de Panamá.

La historia continúa sustentando la proclamación de independencia de Panamá de España el 10 de noviembre de 1821, con el llamado ‘Grito de Independencia' hecho por una dama de La Villa de Los Santos, conocida hasta nuestros días como Rufina Alfaro.

En cuanto comenzó a escribirse la historia de los acontecimientos que rodearon la independencia de Panamá de España, la documentación aportada deja saber de la existencia de una persona que tomó la iniciativa y dio la proclama a voz en cuello.

Sin embargo, a medida que avanza el tiempo, y que la tecnología, la investigación científica va dejando a un lado las especulaciones, establecer la figura de Rufina Alfaro dentro del contexto de la realidad es mucho más fácil.

REFERENCIAS

Los primeros indicios sobre la existencia de Rufina Alfaro provienen de la tradición oral del siglo XIX, relacionada con la independencia de Panamá de España y su adhesión a la Gran Colombia, ‘producto de la gesta que lideró en La Villa de Los Santos una mujer de nombre Rufina Alfaro, nativa de Las Peñas'.

Esas primeras señas de la existencia de la llamada ‘Heroína de La Villa' logran describirla como ‘una joven moza campesina, trigueña y delgada', que tuvo como principal protagonismo el haber conseguido el afecto del capitán de la guarnición del lugar, lo que permitió que los independentistas llegaran hasta la armería y sabotearan las armas y municiones de los soldados españoles.

En la Biblioteca Nacional se mantiene poca información sobre Rufina Alfaro; básicamente advierte que no se tiene de ella una fecha de nacimiento comprobada, pero existe una descripción: ‘una joven de ojos negros rasgados, cabellera de similar color, alta, delgada y vestida de basquiña'.

El real cimiento que establece a Rufina Alfaro como un personaje protagónico en los eventos que rodearon la independencia de Panamá de España lo deja saber Ernesto J. Castillero en su publicación ‘La Patriota Rufina Alfaro', en la Revista Lotería de enero de 1948.

Sin embargo, la falta de información más certera acerca del nacimiento e incluso de la existencia de alguien nacido en Los Santos con el nombre de Rufina Alfaro es todavía materia de honda controversia, que casi siempre despierta al acercarse cada 10 de noviembre.

El sociólogo Milciades Pinzón escribió en el artículo titulado ‘Rufina Alfaro: la leyenda y la realidad histórica' que la dificultad para certificar la existencia de esta dama revolucionaria radica no solo en la ‘ausencia de testimonios escritos', sino también a la inconsistencia de algunos historiadores que han considerado la existencia de registros de nacimientos en la iglesia de La Villa, donde conste el de Rufina Alfaro.

Se habla de la existencia de ‘documentos' que destacan el nacimiento de la prócer santeña el 4 de octubre de 1804, con lo que al momento de producirse el grito de independencia tendría 17 años; no obstante, tal versión choca con la investigación de Alberto Arjona Osorio, en la que se destaca que María Rudecinda Alfaro fue madrina de un niño en un bautizo celebrado el 1 de noviembre de 1810.

Esto tiene sus vertientes; por ejemplo, de acuerdo con las investigaciones de Arjona Olmedo, Alfaro era el apellido de su madre; además, el hecho de que para ejercer como madrina de bautismo, la escogida debía tener algún tipo de ingreso para socorrer a su ahijado en caso de ser necesario.

Aun con estos argumentos, la inconsistencia de testimonios más certeros sigue rondando la existencia de Rufina Alfaro dentro del grupo del misticismo.

Esto no parece ser un problema para Lola C. de Tapia, quien en la Revista Lotería de 1967 publicó el artículo ‘Rufina Alfaro, realidad o leyenda', en donde deja constancia de que si la heroína es parte de algún buen cuento, no está de más darle un lugar en el folklore panameño.

‘De todos modos, la historia necesita de esos personajes de fantasía para que esmalten sus páginas y les den brillo y colorido', apunta la escritora.

¿SEGUIRÁ EL MITO?

El 10 de noviembre de 2015, el docente universitario José Aparicio Bernal asegura que Rufina Alfaro ‘es, sin ninguna duda, un personaje inventado por Ernesto De Jesús Castillero Reyes'.

Sin embargo, la página electrónica del Ministerio de Educación cuenta con un breve espacio dedicado a Rufina Alfaro, destacándola como ‘un personaje decisivo en el proceso independentista del istmo de Panamá del imperio español en 1821', aunque en párrafo posterior advierte que ‘su existencia es motivo de controversia', ya que no se tienen documentos que la confirmen; sin embargo, los habitantes de La Villa de Los Santos consideran que ella existió.

La certeza de dos cosas debe tener como hecho cabal para las futuras generaciones: que Rufina Alfaro es un nombre que forma parte íntegra de los eventos que rodearon la independencia de Panamá de España, sea un mito su existencia o una realidad con dificultades para su comprobación; y por otra parte, que las autoridades educativas nacionales la mantengan entre las figuras representativas de la panameñidad.

BAJO LA LUPA

La tradición oral se sigue imponiendo

En tiempos en los que la tecnología es sencillamente insoslayable, tratar de encontrar elementos que demuestren de forma fehaciente la existencia de Rufina Alfaro, junto con su participación en el movimiento que produjo la independencia de Panamá de España, se ha convertido en una tarea complicada y de paso, bastante difícil de ejecutar.

Para los que crecimos con lo que nuestros maestros y profesores mostraban de los textos relacionados con la Historia de Panamá, la presencia de Rufina Alfaro en todos los eventos previos, ocurridos y posteriores al 10 de noviembre de 1821 era un hecho incuestionable; su figura elevada a la categoría de ‘Heroína de la Patria' siempre nos fue presentada como una dama llena de ideales, que se tradujeron en el trabajo que junto con Don Segundo Villarreal, llamado ‘el prócer olvidado', y de quien no se dieron mayores referencias en los textos escolares de los años 70.

Hoy, Rufina Alfaro sigue siendo ese símbolo de la mujer panameña que se rebeló contra la opresión; haya existido o no, haya tenido otro nombre, aunque con ello se mantenga la controversia sobre si vivió o no en La Villa de Los Santos en los años de aquella gesta.

Lo que ha quedado hasta nuestros días, más allá de que Rufina Alfaro fuese real o no, es que la determinación del pueblo santeño trascendió el territorio istmeño, llegando a oídos del Libertador Simón Bolívar, quien bautizó a La Villa de Los Santos como ‘La Ciudad Heroica', un adjetivo que define perfectamente el temperamento de los nativos en esta pintoresca ciudad santeña.