Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Nacional

Martinelli está deprimido y ansioso, diagnostican forenses

La evaluación clínica efectuada por dos psiquiatras de medicatura forense determinó que el expresidente tiene un trastorno mixto a causa del proceso legal por el que atraviesa. El juez pide aclaración mientras que los querellantes dicen que esto no impide el juicio

El exmandatario Ricardo Martinelli es escoltado por agentes de la Policía Nacional.

Ricardo Martinelli, expresidente de Panamá, sufre de un Trastorno Mixto Ansioso Depresivo que se relaciona directamente con el proceso legal que afronta.

Así lo determinaron los psiquiatras forenses Alejandro Pérez y Olga Bouche de Romero, ambos del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, quienes evaluaron al exgobernante el 14 de marzo y emitieron su criterio.

Este cuadro, detallan los galenos, ‘define a las personas que sufren tanto de ansiedad como de depresión, pero ninguno de ellos predomina claramente ni tiene la intensidad suficiente como para justificar un diagnóstico por separado'.

El expresidente fue evaluado por los doctores a petición de la Fiscalía Contra el Crimen Organizado, luego de que durante la audiencia del 12 de marzo —inicio del juicio oral contra Martinelli por supuestos pinchazos telefónicos— la defensa presentara una incapacidad firmada por el médico Frank Guelfi, quien incapacitó al citado por insania mental.

El médico afirmó haberlo revisado en el centro Penitenciario El Renacer, donde se mantiene privado de libertad desde junio de 2018.

Debido a lo anterior, Guelfi incapacitó al paciente del 9 al 31 de marzo.

El hecho motivó a la Fiscalía Contra el Crimen Organizado y a los querellantes a solicitar al juez una nueva evaluación psiquiátrica del exmandatario.

Los médicos forenses, Pérez y Bouche, enviaron una nota al juez Roberto Tejeira, presidente del Tribunal de Juicio, en la que explicaron que se elaboró una historia clínica del paciente con los datos que él mismo aportó.

Se tomaron en cuenta los antecedentes familiares psicológicos y no patológicos como la estructura y dinámica familiar, así como los personales que incluyen costumbres, trabajo, infancia, hábitos, etc. Todo esto completado con su examen mental y lectura de su historial clínico.

La nota que confeccionaron los doctores indica que Martinelli aceptó ser evaluado y que la entrevista se realizó a solas con los psiquiatras forenses.

Carlos Carrillo, abogado de Martinelli dijo a La Estrella de Panamá que aún no había sido notificado del resultado. ‘El hecho de debatir la condición médica de una persona públicamente, por factores reales de poder, viola los derechos humanos de Ricardo Martinelli. Deploramos que la Fiscalía haya violado la Ley filtrando ese documento', exclamó.

El juez Tejeira, por su parte, solicitó a los galenos forenses una aclaración para saber si Martinelli puede afrontar un juicio a pesar del diagnóstico plasmado.

‘En caso contrario, me indiquen: por qué tiempo debe estar incapacitado y qué tratamiento debe seguirse a efecto de estabilizar su salud mental y poder afrontar el juicio', cuestionó el juez.

Añadió que ‘para el Tribunal de Juicio es de suma importancia' que se aclaren ‘tales aspectos, en atención a que todo acusado debe comprender los actos de procedimiento, la importancia y el significado de lo que va a suceder en el juicio en el que se va a decidir su culpabilidad o no, debiendo estar atento a lo que va a escuchar en el mismo, manteniendo libre comunicación con su defensa'.

El doctor Marcell Penna, especialista en psiquiatría, explica que la clasificación de enfermedades establece que, en general, el trastorno mixto indica que hay depresión y ansiedad.

Este trastorno puede ser leve, moderado, severo, y severo con síntomas psicóticos. Todo depende de la intensidad de los síntomas.

‘El único trastorno que inhabilitaría a una persona de cualquier actividad sería el último, eso significa una pérdida de contacto con la realidad', dijo el médico.

Este trastorno se supera con ‘tratamiento de medicamentos y probablemente hospitalización en caso de presentar una idiación suicida o un trastorno severo', añadió Penna.

Para reanudar el juicio contra el expresidente hace falta, además, que el Ministerio de Salud envíe al juez la certificación de idoneidad del doctor Frank Guelfi, ya que los querellantes cuestionaron su integridad como galeno por ‘faltas a la ética' y consideraron la incapacidad como una excusa para ausentarse del juicio.

Rosendo Rivera, querellante autónomo, indicó que el diagnóstico no inhabilita al acusado para atender el juicio.

Agregó que los querellantes han ‘conversado con otros psiquiatras la condición mental de Martinelli y opinaron que no representa un impedimento para que afronte la responsabilidad del juicio, pues se puede tratar de forma ambulatoria'.

Juan Carlos Araúz, abogado penalista, indicó que no existe ningún impedimento legal para atender un juicio.

‘Lo que ocurre es que al momento de dictar sentencia existe la inimputabilidad. La ley penal no es aplicable a quien no tiene capacidad, y esto guarda relación con entender las consecuencias de los hechos. Pero lo que se habla de Martinelli no está enfocado a una inimputabilidad, sino a una circunstancia momentánea relacionada a su situación individual al momento de efectuarse un acto procesal, sin perjuicio de que esa circunstancia evolucione a un punto en que se convierta en una condición de inimputabilidad. De momento es un trastorno temporal', manifestó Araúz.

La Fiscalía contra el Crimen Organizado, representada por el fiscal Ricaurte González; Rosendo Rivera, querellante autónomo, y cinco querellantes coadyuvantes intentarán probar durante el juicio que mientras Martinelli fue presidente (2009-2014) ordenó al Consejo de Seguridad Nacional hacer interceptaciones, intervenciones de forma ilegal.

El exgobernante, por su lado, ha mantenido su versión de ser un perseguido político del presidente Juan Carlos Varela, quien también fue su vicepresidente en los primeros años de gobierno.