La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Nacional

El otro camino de Lombana

Luego de un buen papel en las elecciones de 2019, donde estuvo en tercer lugar, pero muy cercano al ganador y muy significativo para un candidato de libre postulación, Lombana quiere hacer del movimiento Otro Camino, un partido político

El otro camino de LombanaIlustración: Jean Pierre Barria / Alejandro Ortiz

Ricardo Lombana es un abogado que, además, decidió hacer carrera en el periodismo. En este mundo de las comunicaciones, Lombana fue jefe de Información de La Prensa, luego presentador de su propio programa en Eco TV… Produjo un programa de radio denominado Proyecto Criollo. Fue el primer Delegado Especial para la Libertad de Expresión de la Defensoría del Pueblo; ministro consejero de la Embajada de Panamá en los Estados Unidos (ante la Casa Blanca) y posteriormente cónsul general de Panamá en Washington D.C., hasta el 2007 y en 2019 corrió como candidato a la Presidencia de la República.

Luego de un buen papel en las elecciones de 2019, donde estuvo en tercer lugar, pero muy cercano al ganador y muy significativo para ser un candidato de libre postulación, Lombana quiere hacer del movimiento Otro Camino, un partido político. Empezó haciendo consultas en todo el país, posicionando sus cuadros y creando la estructura que luego utilizará para la recolección de las firmas necesarias (unas 40 mil). En el terreno mediático utiliza su propio medio de comunicación digital: otrocaminopanama.com, además de las redes sociales.

Está muy activo en los movimientos que exigen la renuncia de algunos diputados, entre ellos el presidente del oficialista PRD, Benicio Robinson. Es un político activo, que opina, camina y cuestiona…

A Lombana se le mira como el brazo político del Movimiento Independiente (MOVIN) y como una figura que respalda un grupo económico importante del país. Sin embargo, independientemente de los grupos o movimientos que lo apoyen, el excandidato está dando pasos firmes en su nuevo objetivo: crear su partido político para entrar al terreno de los grupos políticos tradicionales que han gobernando en los últimos 30 años.

¿Podrá Lombana posicionarse para 2024? ¿Son esos movimientos que apoya frente a la Asamblea o frente a la Corte Suprema de Justicia un ensayo para liderar una iniciativa lo suficientemente fuerte para imponerse y provocar una Constituyente antes de 2024?

Enoch Adames es sociólogo y catedrático en la Universidad de Panamá. Piensa que Lombana tiene que construir una propuesta política coherente, como alternativa al actual orden de las cosas que él tanto critica.

Dice que esa propuesta tiene que ser racional y con capacidad de representar una alternativa al electorado.

“La lógica del accionar de un partido político es completamente distinta a la de un candidato independiente. Un partido implica organización y la capacidad de articular la palabra con la acción que ahora es colectiva”, sostiene Adames.

“Luego de un buen papel en las elecciones de 2019, donde estuvo en tercer lugar, pero muy cercano al ganador y muy significativo para ser un candidato de libre postulación, Lombana quiere hacer del movimiento Otro Camino, un partido político”.

Analizando la partidocracia actual, añade Adames, hasta ahora todas las opciones políticas están en el espectro de centro derecha y todas dentro una matriz neoliberal. “Él ha sido un crítico de la corrupción, le falta definir una posición frente a los modelos de crecimiento económico, alterna a los que tenemos”.

Gustavo Chellew es un economista chileno con muchos años en Panamá. Conoce al dedillo el tema macroecónomico y a través de Naciones Unidas ha asesorado a diferentes gobiernos en Panamá. ¿Cómo ve el futuro del Otro Camino de Lombana?, se le preguntó.

Aquí en Panamá no hay un partido de derecha, tal como se entiende en Latinoamérica, dice. Un Álvaro Uribe en Colombia o un Sebastián Piñera en Chile, por ejemplo… Lombana, agrega Chellew, forma parte de una estructura del sector económico y cuyo movimiento visible es MOVIN. “Ellos (MOVIN) se dieron cuenta de que en 2019 no penetraron la base social y en Panamá, si no tienes base social, no ganas”.

El Movimiento que encabezó Lombana llegó hasta donde llegó. Sí tiene una base ideológica de sectores medios y altos y muchos sectores importantes en su trabajo se identificaron con esa visión. El camino es inscribir un partido para trabajar política en forma transversal. Tienen los sectores medios y pueden convertirse en una alternativa real de poder, más cuando aquí hay mucha gente que espera un espacio político en el país.

¿Y qué dice Lombana? El político es categórico: “Yo no tengo ningún vínculo que me ate a los sectores económicos… Se ha creado un morbo de que estoy vinculado al Grupo Motta y a MOVIN. Yo no soy MOVIN y tampoco los represento, ni a la oligarquía de este país”. Dice que en su movimiento sí hubo gente importante del sector económico que lo apoyó, pero “no está ligado a ellos”.

¿Y por qué crear un partido y no continuar con el movimiento y seguir por la libre postulación? Lombana dice que luego del ejercicio de mayo pasado, quedó demostrado que las reglas del juego electoral no están balanceadas, es decir, que se favorece más a los partidos políticos que a los candidatos por libre postulación. Que es iluso pensar que el PRD vaya a aprobar una ley electoral que sea de igualdad entre los partidos y los candidatos por libre postulación. Y que la decisión no la tomó Ricardo Lombana, sino que fue producto de una consulta que hizo durante tres meses para escuchar a todo el movimiento naranja en el país.

Dice que el plan es crear un partido del siglo XXI y que de lo que sí está seguro es de que su partido no será autodefinido ideológicamente de derecha o de centro o de izquierda, pero de lo que sí pueden estar seguros es de que no será de izquierda.

Lombana sostiene que el descontento es general por el engaño al que se ha sometido a la sociedad durante años y “nosotros apuntamos más a las causas y a las soluciones de los grandes problemas nacionales”.

La suerte está echada, el tren partió y el movimiento Otro Camino está rumbo a convertirse en un partido político. ¿Será la alternativa política de Panamá? ¿Podrá Lombana concretar ese sueño de niño de ser presidente de la República de Panamá? ¡Los votos lo dirán en algún momento!