Panamá,25º

07 de Dec de 2019

Nacional

Aprueban en tercer debate 'Estudiar sin hambre'

Los diputados votaron a favor de un proyecto notable del presidente Laurentino Cortizo, que busca garantizar alimentación a los estudiantes a través de la producción nacional

El proyecto de ley 5, que crea el programa 'Estudiar sin Hambre', fue aprobado en tercer debate, ayer, por los diputados de la Asamblea Nacional.

Se estima que el plan alimentario beneficiará a 430 mil estudiantes.Archivo | La Estrella de Panamá

Esta iniciativa tiene como objetivo la compra de productos alimenticios nacionales de calidad para ofrecer comida saludable y una nutrición adecuada a los estudiantes de los centros educativos oficiales del país, para ayudarlos a permanecer en las aulas.

El diputado Juan Diego Vásquez dijo que el objetivo del proyecto apunta a garantizar una sana y nutritiva alimentación a los estudiantes. Agregó que confía en las autoridades educativas “para implementar esta política pública de la mejor manera posible”.

Por su parte, el diputado Hernán Delgado consideró que es un proyecto de gran conveniencia para el país y que también beneficiará al productor nacional, que deberá proveer los alimentos .

En tanto, el diputado Alain Cedeño indicó que será un proyecto histórico. “Los niños y niñas y estudiantes de las diferentes escuelas lo recordarán durante toda su vida” .

Ricardo Sánchez, diputado, espera que esta ayuda llegue a las regiones más alejadas del país. “Espero que dentro de cuatro años podamos decir. '¡lo logramos!' y dejemos una gran herencia a las generaciones que vienen”.

La diputada Alina Vásquez pidió que se busque “la manera de hacer llegar este beneficio a los centros maternales y parvularios donde hay niños de entre uno y tres años de edad”.

La discusión del proyecto se inició el lunes, después de que se declaró abierto el periodo de sesiones extraordinarias de la Asamblea Nacional, convocadas por el Ejecutivo el 19 de noviembre de 2019.

La ministra de Educación, Maruja de Villalobos, explicó que la iniciativa se implementará en su primera etapa en 1,890 escuelas de 300 corregimientos en 63 distritos, principalmente en los sectores rurales y más apartados del país. Se estima que el plan alimentario beneficiará a 430 mil estudiantes de sectores vulnerables, indicó la ministra de Educación.

En el debate del proyecto se introdujeron reformas para garantizar en el programa los nutrientes necesarios en el crecimiento y desarrollo del infante y adolescente, mediante la incorporación de la alimentación complementaria, para atender a la población más vulnerable desde el nivel preescolar hasta el nivel medio de segunda enseñanza.

La mala nutrición durante los primeros años de la infancia, que conduce a casos extremos como la desnutrición y el sobrepeso, tiene un efecto negativo en el rendimiento escolar y el desarrollo cognitivo de los menores.

En una entrevista a este diario, en marzo de este año, Arlene Núñez, enfermera pediatra de Nutre Hogar, señaló que la falta de nutrientes y vitaminas afecta el buen desarrollo del cerebro. Según la enfermera, los niños mal nutridos presentan cansancio, fatiga y sueño, factores que intervienen en el proceso enseñanza-aprendizaje.

“Un cerebro dormido no puede recibir una buena enseñanza”, advirtió la enfermera.

La desnutrición durante los primeros años de vida afecta el crecimiento y desarrollo de los niños, al punto que llegan a gatear y caminar tarde y, por ende, se atrasan otros procesos, como aprender a leer y escribir. Y lo peor: muchos de los niños que padecen de desnutrición nunca se recuperan y terminan desertando de la escuela porque no logran aprender cosas básicas, como leer o escribir, sumar y restar”, concluyó

La desnutrición es consecuencia, entre otros factores, de la falta de lactancia materna exclusiva, malos hábitos de alimentación infantil e infecciones repetidas.

Las evaluaciones dan cuenta de que la desnutrición infantil en áreas indígenas es hasta tres veces más alta que en el resto del país.

También existe un problema, igualmente relacionado con la malnutrición y que también incide en el proceso enseñanza-aprendizaje: el sobrepeso. La obesidad infantil, que mantiene una tendencia al alza, está asociada a enfermedades no trasmisibles, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta, según establece la Organización Panamericana de la Salud.

El sistema de monitoreo nutricional del Ministerio de Salud de 2017 muestra que el exceso de peso en menores de 5 años aumentó en 1.1% entre el 2014 y 2017.